Bauxilum admite fuga de óxido de aluminio pero evade causas y riesgos para la salud de los guayaneses

Correo del Caroní

Trabajadores aseguran que la fuga se debe problemas en el filtro del calcinador 102 de la empresa. El secretario general de Sutralúmina informó que activarán el calcinador 101 para detener el calcinador con desperfectos.


Después de cuatro días de silencio ante la emisión fuera de norma de óxido de aluminio (alúmina calcinada) proveniente de la planta de calcinación de alúmina de CVG Bauxilum, la estatal se pronunció -vía redes sociales- para informar, sin mayores detalles, que la contingencia está por solventarse y que, en lugar de fuga descontrolada, la liberación de alúmina calcinada al ambiente se trató de un “arranque programado de planta y mantenimiento general ya en fase de estabilización de parámetros operativos”.

Pero desde el 5 de septiembre, extrabajadores y trabajadores han reportado que la emisión descontrolada de óxido de aluminio se debe a la avería del filtro del único calcinador de la estatal que está funcionando. Es ese filtro el que debería retener el material para que este no se disperse en la atmósfera.

Aprobar la producción en esas condiciones viola las Normas de calidad del aire y control de la contaminación atmosférica establecidas en el decreto Nº 638 y el derecho de las personas a respirar un aire limpio. Por lo tanto, le son aplicables los artículos 96 y 102 de la Ley Orgánica del Ambiente.

Mientras la estatal pide disculpas “por los inconvenientes causados” y agradece a la ciudadanía “su comprensión”, habitantes de los urbanismos ubicados en el eje Atlántico y avenida Paseo Caroní reportan síntomas respiratorios leves, moderados y graves, sobre todo en personas que actualmente enfrentan la COVID-19 o padecen enfermedades crónicas como asma o Hipertensión Arterial Pulmonar (HAP).

“Yo estoy conectada a oxígeno, respirar este aire me tiene muy mal”, expresó Katiuska Salinas, paciente con HAP, una enfermedad que provoca dificultad para respirar, mareos y opresión en el pecho y que se agrava con la inhalación de materiales nocivos.

Los habitantes reportaron que muchos vecinos optan por irse a casa de familiares, para refugiarse temporalmente de las emisiones del contaminante. Ardor en los ojos, irritación de garganta y alergias son síntomas que a diario -desde el lunes 5 de septiembre- los ciudadanos reportan en redes sociales o a la redacción de Correo del Caroní.

Leer más: Contaminación con mercurio: Una muerte silenciosa en el Arco Minero del Orinoco

Aliana Estrada, presidenta de la Comisión de Ambiente, Ecología y Desarrollo Agrario del Concejo Municipal de Caroní informó que este viernes, durante la sesión, elevará la solicitud para iniciar un proceso de revisión de la fuga en CVG Bauxilum.

“Evidentemente todos queremos que haya producción, que arranquen las plantas, pero que eso no cueste la salud de la población. Sobre todo en un municipio donde no hay garantías de buena atención médica, insumos y medicamentos”, declaró.

Producir a toda costa, el precio es la salud 

Silvano Moreno, secretario general de Sutralúmina Bolívar, precisó en entrevista con Correo del Caroní que la fuga del material se debe a la avería de las tarjetas electromagnéticas del filtro del calcinador 102 de CVG Bauxilum. Es el único -de cuatro calcinadores- que está funcionando en este momento.

Es decir, activaron el calcinador pese a que llevaba días en mantenimiento y aún no estaba listo.

Moreno atribuye la avería a fallas eléctricas en la planta. Pero la falta de mantenimiento continuo y el desuso por baja producción también pasan factura a equipos industriales de alto costo. El resultado es una producción mínima sin consideraciones ambientales ni de salud pública.

Evidentemente todos queremos que haya producción, que arranquen las plantas, pero que eso no cueste la salud de la población. Sobre todo en un municipio donde no hay garantías de buena atención médica, insumos y medicamentos”, Aliana Estrada

El dirigente sindical oficialista aseguró que, en el transcurso del día, entrará en operación el calcinador 101, para detener el calcinador con fallas y, por lo tanto, detener las emisiones de óxido de aluminio al ambiente.

“No podemos detener la producción porque no podemos dejar de alimentar las celdas de Venalum (199 en funcionamiento), pueden dañarse. La reserva de material para entre 15 y 20 días se agotó, y debemos producir al menos 600 toneladas diarias de alúmina calcinada”, concluyó.

Correo del Caroní contactó a Gestión Ambiental de CVG, Gestión Ambiental de CVG Bauxilum y presidencia del Ministerio para el Ecosocialismo (Minec) en Bolívar, para solicitar información de lo ocurrido, pero las tres instancias rehusaron declarar a la prensa.

Leer más: Día de la Tierra: Venezuela, el país donde no existen los derechos ambientales