Un general asesinó a su esposa en Fuerte Tiuna y luego se suicidó: lo que se sabe del caso

22/10/2022 Fuente: El Diario – La víctima, identificada como Adriana del Carmen Morales Quevedo, murió a causa de varios disparos de su agresor luego de que ella decidiera terminar la relación


Adriana del Carmen Morales Quevedo, de 47 años de edad, fue asesinada en el pasillo de su apartamento en Fuerte Tiuna, Caracas, el miércoles 19 de octubre. Su esposo, el general de división Luis González Borjas, le disparó varias veces luego de tener una discusión porque Morales quería separarse y buscar otro lugar para vivir. 

Román Camacho, periodista de sucesos, informó que la pareja tenía dos hijos que, al momento de la discusión, se escondieron en el baño del apartamento. Luego de haber disparado, González Borjas se quitó la vida en ese mismo lugar. 

Funcionarios de la Policía Militar acudieron al sitio luego de escuchar las detonaciones. Al llegar se encontraron con los dos cuerpos en el pasillo.

González Borjas trabajaba en los Servicios de Navegación Aérea del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), por lo que este organismo difundió una orden de duelo dirigida solo a los familiares del victimario a través de Twitter. Después de unos minutos, el tuit fue eliminado.

En el texto no se hace mención al homicidio de su esposa y actualmente existe muy poca información sobre la víctima.

Hasta ahora solo se conoce que Adriana Morales tenía 47 años de edad y era de Los Taques, un sector de Paraguaná en el estado Falcón. 

En redes sociales este hecho ha sido calificado como un presunto femicidio. Sobre este tema, el equipo de El Diario elaboró un reportaje sobre la legislación que actualmente rige en el país en casos de violencia de género.

¿Qué es un femicidio y en qué se diferencia de un homicidio?

Un homicidio es cuando una persona asesina a otra, ya sea hombre o mujer. Mientras que el femicidio es la muerte violenta de una mujer que fue ocasionada en el contexto de relaciones desiguales de poder entre el hombre y la mujer o por motivos vinculados a su género.

La Ley de la Violencia de Género de Venezuela, reformada en noviembre de 2014, detalla que quien incurra en este delito será sancionado con penas de 20 a 25 años de prisión. 

La normativa también indica las circunstancias que se toman en cuenta para definir si se trató de un femicidio. Estas son:

-Cuando el cadáver de la víctima haya sido expuesto o exhibido en algún lugar público

-Cuando la víctima presenta signos de violencia sexual

-Si la víctima presenta lesiones o mutilaciones degradantes o infamantes, previas o posteriores a su muerte

-Cuando se demuestre la existencia de antecedentes de violencia contra la mujer, en cualquiera de las formas establecidas en la Ley, denunciada o no por la víctima

Utopix: cada 38 horas ocurre un femicidio en Venezuela

El 7 de octubre de 2022, la organización no gubernamental (ONG) Utopix reveló que 151 mujeres fueron asesinadas en Venezuela en los primeros ocho meses del año por motivos de género, lo que arroja un promedio de un femicidio cada 38 horas.

´´Seguimos alertando y viendo con preocupación que desde el Estado no existe ninguna propuesta concreta para enfrentar esta problemática, que solo muestra la gran falencia que hay en torno a las políticas públicas referidas a la prevención, atención y mitigación de la violencia de género contra las mujeres”, dice el reporte.

Solo en agosto, Utopix contabilizó 20 nuevos homicidios de mujeres, igual que en julio. El estado Lara lidera la estadística nacional con 5 mujeres asesinadas, seguido por Bolívar con 3 casos.

La ONG detalló que la mayoría de las víctimas de femicidios tenían entre 16 a 20 años de edad. Además de 3 casos en los que las mujeres tenían entre 46 y 50 años y 4 casos en los que la edad no apareció en las noticias, detalla el reporte, que se basa en informaciones publicadas en medios digitales.

Utopix también denunció 12 feminicidios frustrados en agosto, así como de 3 venezolanas que fueron asesinadas en Colombia y Perú durante ese mes.

Leer también: CRÓNICA | Estoy muerta en vida por practicarme un aborto ilegal en Venezuela