Guaireños rechazan incremento de 100% en tarifas del transporte público

Crónica.Uno

Nuevamente el incremento en las tarifas del pasaje fue autorizado sin hacer las consultas a los comités de usuarios ni publicar el nuevo monto en la Gaceta Oficial del municipio Vargas. Ciudadanos aseguran que las autoridades no pueden con “la mafia de los autobuseros”.


No hubo nada especial en los siete días de espera que pidió el viceministro de Transporte Terrestre, Claudio Farías, a los transportistas de La Guaira. El nuevo pasaje mínimo en el Litoral Central será de tres bolívares, lo que representa un incremento de 100%.

Tras protagonizar un paro selectivo de unidades el pasado jueves 1º de septiembre, los transportistas locales ajustaron el precio para el traslado en autobús, entre 2 y 2,5 bolívares durante el pasado fin de semana.

Sin embargo, tras una reunión en la noche de este 6 de septiembre, representantes de la Alcaldía del municipio Vargas, dieron la autorización para que asumieran la nueva tarifa, rechazada por los pasajeros.

Nuevamente, la decisión de incrementar el pasaje mínimo, esta vez de uno a tres bolívares, no fue consultada con los comités de usuarios y otras instancias del llamado poder popular. Tampoco ha aparecido en la Gaceta Oficial del municipio.

“Todo, como siempre, a escondidas, tras bastidores y sin preguntarnos si podemos pagarlo. Los únicos costos que se analizan son los de esos bandidos”, puntualizó el ciudadano Astolfo Brito.

La demanda de buses es insuficiente en el Litoral Central. Foto: Cortesía Mirna Montemayor.

Brito, obrero jubilado del puerto de La Guaira, dijo los conductores no respetan la gratuidad de la tarifa instaurada para los adultos mayores, ademasa de que “nos les gusta el pasaje preferencial para los estudiantes”.

Para otros usuarios ubicados en la parada de la Plaza Mayor de Catia La Mar, no será extraño que la gente camine más kilómetros para llegar a su trabajo y gestionar sus diligencias.

«Habrá que tener más paciencia y esperar a los autobuses rojitos, que deberían cobrar menos, así sea dos bolívares”, manifestó Ibelise Flores.

Isabel Miranda, residente de Catia La Mar, calificó de desconsiderado el incremento que duplica la tarifa anterior. “Ya nos lo habían dicho, pero es muy fuerte para muchas personas pagar ese pasaje”, añadió.

En Caraballeda y Naiguatá, localidades al este del Litoral Central, también se opusieron al alza de las rutas urbanas y troncales. Pobladores afirmaron que el alcalde, José Manuel Suárez, “no tuvo guáramo para soportar la presión de la mafia de autobuseros”.

Desconfianza en el servicio

Aunque los transportistas justifican el aumento por los costos de los repuestos y el mantenimiento general de sus autobuses, pasajeros les cuestiona que en las tardes y noches no suelen cumplir con las rutas establecidas, además de que algunos intentan el cobro superior a la tarifa acordada.

«Con este aumento bajará la presión y los compañeros prestarán un mejor servicio para el pueblo”, indicó Enrique González, chofer de avance en un bus que cubre la ruta Catia La Mar-Macuto.

González está consciente de que habrá más personas caminando a lo largo de las principales avenidas y calles de la región. “Pero es que no se podía seguir postergando el aumento, era demasiado necesario”, insistió.

De acuerdo con funcionarios del Instituto Municipal de Vialidad, Tránsito y Transporte Colectivo, diariamente circulan alrededor de 50 unidades privadas y otras 15 de subsidio estatal, lo que se considera insuficiente para la demanda de pasajeros en la entidad federal.

Leer más: Los Desca, principal exigencia de los venezolanos en los primeros meses del 2022