Refugiados ucranianos queman su ropa para combatir el frío

Infobae

Miles de africanos, en su mayoría estudiantes, se han visto envueltos en la guerra que estalló cuando Rusia invadió a su país vecino


(02-03-2022). Tras la crisis socioeconómica y política en la que se encuentra Ucrania, muchos de los ciudadanos africanos han buscado refugio en Polonia mientras sus gobiernos se apresuran a evacuarlos. Mustafa Mohamed, ciudadano somalí, relató su calvario para encontrar refugio en Polonia tras la invasión rusa de Ucrania.

Al Jazeera, el portal de noticias árabe, habló el martes con Mustafa Mohamed, un líder juvenil somalí de 31 años y oficial de los medios estudiantiles después de que logró llegar a un centro de recepción en la ciudad polaca de Przemysl, la más cercana al principal cruce fronterizo entre Polonia y Ucrania.

Mustafa, en sus propias palabras relata su historia:

“He vivido en Ucrania durante casi 10 años; me mude allí para estudiar y obtener un título en administración económica. Después de terminar mis estudios, decidí quedarme y buscar trabajo. Hay una comunidad africana en crecimiento con muchos estudiantes. Hablo el idioma y decidí unirme a los centros estudiantiles.

“Antes de la guerra, todo era normal y tranquilo: la gente tenía una sonrisa en la cara. Pero todo eso cambió el jueves pasado. Las sirenas sonaron en mi ciudad, Vinnytsia [Ucrania centro-occidental]. Luego las sirenas se hicieron más frecuentes, una tras otra, todas las horas. Escuchamos un ruido muy fuerte y luego se asentó el pánico. Hay una instalación militar en la ciudad, la gente dice que es un depósito de armas para los militares. Escuchamos que fue un objetivo.

Alojamiento temporal para refugiados ucranianos en una escuela primaria en Przemysl, este de Polonia (Foto de Wojtek RADWANSKI / AFP)

“Nunca imaginé que aquí habría una guerra; los políticos hablan y dicen cosas, pero la mayoría de las veces no actúan en consecuencia”

“Después de esa gran explosión, supe que tenía que irme para salvar mi vida.

“Hay muchos estudiantes somalíes, algunos de Somalia y otros somalíes de países occidentales como Estados Unidos, Reino Unido, Suecia y Finlandia. La mayoría estudia medicina. Aquellos con pasaportes occidentales fueron evacuados por sus embajadas antes de que comenzara la guerra. Los que teníamos pasaporte somalí nos quedamos porque no teníamos adónde ir. El jueves nos reunimos y decidimos irnos porque ya no era seguro.”

“No había trenes y había mucha gente tratando de subirse a los colectivos, a cualquier cosa que se moviera. Los funcionarios priorizaron a los ucranianos. Todas las demás nacionalidades subieron al transporte público solo después de los ucranianos. Nosotros, los somalíes, decidimos que no íbamos a esperar porque hay cientos de miles de ucranianos que también intentan irse para escapar de la guerra.

“Conseguimos contratar pequeños colectivos para que nos llevaran a la frontera polaca. Nos cobraron más del precio normal.”

Un refugiado que huyó del conflicto desde la vecina Ucrania descansa en un edificio escolar en Przemysl, Polonia, el sábado 26 de febrero de 2022. (Foto AP/Petr David Josek)

“En total éramos 88. Salimos el viernes. Pusimos a las mujeres y a los que no pueden hablar el idioma en el primer autobús por razones de seguridad, porque si algo salía mal, al menos aquellos de nosotros que podíamos hablar ucraniano podríamos sobrevivir más tiempo. Luego, el resto de nosotros nos metimos en los otros dos autobuses y nos dirigimos a la frontera.

“Los supermercados estaban vacíos de alimentos porque todos se habían apurado a conseguir suministros. Era como el comienzo de la pandemia, pero esta vez los estantes estaban vacíos no por un virus sino por la guerra. Los cajeros automáticos también tenían un límite en el efectivo que podías sacar”

“El tránsito hacia la frontera era insoportable. Un viaje que normalmente tomaría seis horas nos tomó casi dos días. Había puestos de control en la carretera atendidos por lo general por dos oficiales. No vimos ningún convoy militar. Cuando estábamos a 50 km de la frontera, el tránsito se detuvo. Los vehículos no se movían en absoluto. Nos bajamos y nos abrimos paso a pie. Vi a muchas personas mayores y niños luchando. Dondequiera que miraras, había personas y vehículos hasta donde alcanzaba la vista.”

“Cuando llegamos a la frontera, la situación era aún peor. Los guardias estaban abrumados y gritaban constantemente. Hubo muchos empujones y gritos. La gente estaba muy estresada. No había comida. Hacía mucho frío y los niños lloraban.”

La gente llega a la estación de trenes del oeste desde Zahony después del cruce fronterizo en Zahony-Csap mientras huyen de Ucrania el 28 de febrero de 2022 en Budapest, Hungría. (Foto de Janos Kummer/Getty Images)

“Los guardias dejaron pasar a 600 personas a la vez. Los ucranianos primero, por supuesto. Primero dejaron entrar a mujeres y niños ucranianos, luego a hombres ucranianos. Su gente era su prioridad, lo cual puedo entender. Los demás esperamos nuestro turno. Esto molestó a muchos no ucranianos que intentaban cruzar la frontera.

“Crucé la frontera hoy [1 de marzo]. No teníamos nada para comer mientras esperábamos. Sobrevivimos con las barras de chocolate que compramos en las tiendas antes de irnos. Por la noche, se puso aún más frío. Anoche hacía tanto frío que quemamos parte de nuestra ropa y bolsos para mantenernos calientes. No teníamos nada más para hacer fuego.”

Vista que muestra el área cerca de un edificio de administración regional, que autoridades de la ciudad dicen que fue golpeado por un ataque con misiles, en el centro de Járkov, Ucrania. 1 de marzo, 2022. REUTERS/Vyacheslav Madiyevskyy

“Desde la frontera, las autoridades polacas nos llevaron en autobús y nos trajeron aquí [centro de recepción de Przemysl]. Hace calor. Hay comida, hay baños y podemos ducharnos.”

Por primera vez desde el viernes, dormiré en una cama, una cama calentita. No he decidido qué haré a continuación. Acabo de llegar. Soy de Hargeisa [norte de Somalia] y la gente allí dice: ‘Indispensable durante la estación seca es el pasto’. Sin duda, hoy en día es definitivamente más seguro en casa que en Ucrania”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *