Más de 190.000 fallas eléctricas en Venezuela entre enero y noviembre

Aixa López, presidenta del Comité de Afectados por Apagones, lamentó que las autoridades venezolanas no han atendido el problema de forma eficiente y que con pañitos calientes se ha profundizado en los últimos meses. Señaló que Zulia es la entidad más afectada

El Nacional

(16-12-2022)

En Venezuela ocurrieron 192.310 fallas eléctricas entre enero y noviembre de este año, según el monitoreo del Comité de Afectados por Apagones. Las autoridades, de acuerdo con la presidenta de la organización, Aixa López, no han atendido esta problemática de forma eficiente y, con pañitos calientes, se ha profundizado en los últimos meses.

“No se ha atendido este problema de manera conjunta, sino con pañitos calientes y sigue habiendo fallas, bajones y apagones en todo el país”, dijo López en entrevista con la periodista Shirley Varnagy para Onda La Superestación.

Puntualizó los casos de los estados Carabobo, donde las personas pueden estar sin servicio eléctrico hasta 8 horas diarias, o Guárico, donde los cortes alcanzan las 14 horas. La gente, para tener un día normal, debe contar con planta eléctrica en las fábricas y hogares para prestar buen servicio.

Leer también: La falta de electricidad sigue afectando la dignidad de las personas

“Esta situación no ha mejorado en nada en el interior del país”, afirmó.

Fallas “suben de forma bárbara”

La presidenta del Comité de Afectados por Apagones advirtió que ha habido un aumento exponencial de los apagones.

“Los apagones van subiendo de una forma bárbara, el sistema eléctrico no mejora. (Hemos contabilizado) 192.310 fallas eléctricas. Teniendo los meses de octubre y noviembre con muchísimas fallas registradas”, señaló López.

Agregó que los estados andinos también se han visto muy afectados por el problema, pero que Zulia es la entidad que “no ha salido del reinado” con más fallas en todo el país.

Los racionamientos son “un disfraz”

López aseguró que los racionamientos aplicados en algunos estados del país “son un disfraz” para tapar las deficiencias del servicio.

“Es simple y llanamente para darle legalidad a los apagones y bajones porque deberían ser en un bloque de cuatro horas, pero son seis, siete, ocho horas. Nosotros registramos, una vez finaliza el supuesto racionamiento, que sobrepasa el número de horas que debería estar un estado de acuerdo con el esquema que debe cumplirse”, manifestó.

Insistió en que los estados del interior del país están mucho más afectados. Aunque aclaró que eso no significa que Caracas esté más privilegiada, porque ocurren fallas con mayor frecuencia, pero más bajones que apagones.

Para descargar: El servicio eléctrico no se arregló en Venezuela

“Las parroquias San Juan, La Candelaria y El Recreo tienen muchísimas fallas, pero no a los niveles de los que vemos en el interior, que pueden llegar a seis horas. En Caracas pueden alcanzar media hora, dos horas, tres horas. En Miranda tenemos muchas fallas, pero se presentan más en los municipios El Hatillo y Baruta”, dijo.

“Creo que el gobierno nacional debe sentarse porque esto tiene que terminar. Porque las fallas en lugar de disminuir van aumentando mes a mes y la gente está padeciendo y sufriendo”, añadió. «Escudado en las sanciones y en supuestos sabotajes de la oposición venezolana, el gobierno de Nicolás Maduro se ha quitado responsabilidad por la crisis en el Sistema Eléctrico Nacional».

Sistema eléctrico entre las prioridades

Con el acuerdo alcanzado recientemente entre el chavismo y la oposición, se liberarán 3.000 millones de dólares protegidos en países del mundo.

Está contemplado que esos recursos, que administrará Naciones Unidas, se invertirán en obras de electrificación, agua, educación, salud y para mitigar los daños causados por las lluvias en el país. Así lo han anunciado las partes involucradas.

Sin embargo, Gerardo Blyde, jefe de la delegación opositora en las conversaciones, dijo en una entrevista reciente que no quiere crear falsas expectativas, pues esa cantidad es insuficiente comparada con las necesidades del país.

También aclaró que la ejecución tomará al menos tres años y que se garantizará la transparencia en los procedimientos de licitación y de contratación.