La tuberculosis avanza en la población warao del Delta

21/11/2022 Fuente: Radio fe y Alegría – Según una fuente no oficial, hasta la primera semana de octubre hay 25 nuevos casos de tuberculosis en la población warao. Todos proveniente del Bajo Delta y de comunidades cercanas.


Según los datos extraoficiales, 15 casos de tuberculosis se han registrado solo en Bonoina, una comunidad indígena warao ubicada en la parroquia Manuel Renaud del municipio Antonio Díaz en Delta Amacuro.

Dada la alta capacidad de infección que tiene esta patología, es posible que el número se duplique o triplique entre la segunda quincena de octubre y diciembre de 2022.

Una fuente con conocimiento de lo que está ocurriendo reveló a Radio Fe y Alegría Noticias que la mayor dificultad es la falta de tratamiento en el hospital Dr. Luis Razetti de Tucupita, el más importante dispensador de salud en Delta Amacuro.

Esta falencia está siendo atendida por los misioneros de la congregación Consolata, quienes estarían facilitando, en la medida de sus posibilidades, parte del tratamiento en la capital deltana.

La segunda comunidad afectada sería Kayanajo. Esta población warao ubicada a quince minutos de navegación de Bonoina. Además, comparten constante intercambio de productos como el pescado, el ocumo y el plátano.

En Kayanajo hay cinco casos que están siendo atendidos. Sin embargo, el número puede ser mayor porque hay algunos con síntomas similares a la tuberculosis que no están bajo observación médica.

“Hay casos sospechosos”

“Los casos sospechosos no están recibiendo tratamiento porque tienen que confirmar que tienen”, dijo la fuente. También informó que la tercera comunidad es Nabasanuka con dos casos confirmados y en tratamiento.

Las comunidades son de la parroquia Manuel Renaud y separadas entre 15 y 30 minutos de distancia. Algunos que posiblemente padecen la enfermedad no pueden trasladarse a Tucupita para el respectivo estudio médico de confirmación o descarte.

La tuberculosis en la población warao ya había sido erradicada, y está volviendo a presentarse, y puede deberse, entre otros motivos, a la hambruna que padecen los indígenas.

Leer también: Contaminación con mercurio: Una muerte silenciosa en el Arco Minero del Orinoco