Bote de aguas negras hace estragos en la salud de los habitantes de cinco barrios del oeste de Maracaibo

Crónica.Uno

Los vecinos de la parroquia Raúl Leoni dicen que están hartos de respirar la putrefacción de las aguas negras. Niños y adultos de al menos cinco sectores están enfermos con hepatitis y dengue.


(30-07-2022). Un bote de aguas negras que nace en la urbanización Altamira, en el oeste de Maracaibo, tiene desesperados a los vecinos de los sectores Santa Fe, El Pedregal, Los Modines y La Rotaria. Son dos kilómetros de aguas servidas que se han convertido en caldo de cultivo para enfermedades, además del insoportable mal olor.

Dengue, hepatitis, llagas en la piel, hongos y enfermedades de tipo gastrointestinales y respiratorias, son algunas de las consecuencias de este río de aguas negras que tiene cuatro años afectando no solo a zonas residenciales, si no al comercio.

Orlando Abreu es dueño de una venta de víveres en la avenida principal de El Pedregal, dice que sus ventas han bajado en los últimos tres meses 70%. “La gente ya no entra a mi negocio porque no se aguanta la pudrición. Estamos más que desesperados porque de esto vivimos. Como puede ser que nadie nos atienda. ¿Dónde está la gobernación y la alcaldía?”, preguntó el comerciante.

Mirian Acosta es su vecina. Dice que es la más afectada porque cuando Hidrolago manda agua todo empeora. “Tengo que poner una lata en la entrada de la casa para que no se meta esa agua sucia, ¿Cómo es posible que tengamos tantos años en esto?, tanto tiempo tragando olor a cloaca. Ya los muchachos están enfermos”, reclamó.

De acuerdo con los vecinos de la urbanización Santa Fe, la raíz del problema está en la urbanización Altamira luego de que un vecino construyera su casa encima de la boca de visita del sector. Versión que confirmó Nora de Barboza, directora de aguas de la alcaldía de Maracaibo, en entrevista exclusiva para Crónica.Uno.

“Ese es un colector muy grande que está en Altamira, estuvimos buscando la solución por todos lados hasta que conseguimos que el tapón está en una casa que se robó media calle para construir, es decir, que construyó encima del colector. Hemos tratado de destaparlo llevando la maquinaria muchas veces, hemos hecho de todo y nada”, explicó la ingeniero de la alcaldía.

Incomunicados y enfermos

Desde la vía principal de Los Modines hasta La Rotaria hay más de 95 comerciantes afectados. Venta de repuestos, caucheras, peluquerías, panaderías, mini supermercados, ventas de comida informal, además de una escuela, un centro deportivo y una iglesia.

La constante exposición a las aguas negras ha provocado que algunos tramos de estos dos kilómetros de vialidad sean intransitables. “Por aquí ya no se puede pasar porque el agua se comió el asfalto y lo que tenemos son cráteres”, dijo un chofer de la línea de carros por puesto 14 de Noviembre.

Damaris Suarez es peluquera. Afirmó que tienen meses con las ventas por el piso, pero lo que más le preocupa son las enfermedades. “Los niños no salen de una gripe, les da picazón en la piel y tienen llagas. Será que la alcaldía está esperando que esto se convierta en un problema de salud pública para reparar esto”, dijo.

En la urbanización Santa Fe, vive Yomar Santiago, un hombre de 60 años de edad, que tiene más de 10 años en silla de ruedas debido a una fractura en la médula cervical. El río de aguas negras que baja de Altamira atraviesa su residencia.

“Tengo que dormir con dos tapabocas y una almohada en la cara para suavizar un poco el olor. Yo vivo solo con Dios, no puedo abrir ni las ventanas porque este olor me ahoga”, dijo el hombre que tiene una llaga en la pierna derecha hace más de tres meses.

Deinelys Montalvo tiene tres hijos y siete meses de embarazo. Comentó que le da miedo salir de su casa, en la urbanización La Rotaria, porque las picaduras de zancudos perjudica a sus hijos. “Donde les pica un sancudo, ahí se les hace la llaga, vivo presa, incomunicada”, manifestó.

La directora de aguas de la alcaldía de Maracaibo, Nora Barboza, dijo que esta situación se ha prolongado por mucho tiempo en el sector, tanto que está calificado  del bote de aguas negras más grande del oeste de la ciudad. “De los siete meses que tenemos trabajando, cuatro lo hemos dedicado a solventar este problema”, explicó.

Barboza relató que tomaron la decisión de hacer un desvío de colector hacia otra boca de visita. “Ya tenemos las tuberías y esperamos que el viernes podamos concluir la obra, estamos comprometidos a solucionar esto y es lo que vamos a hacer”, concluyó la ingeniero.

Los vecinos también hicieron un llamado a la Comisión de Asuntos Eléctricos de la gobernación del Zulia, a la dirección de la Policía Regional y al Instituto Municipal de Aseo Urbano (IMAU). “Los Modines tiene años sin alumbrado público y eso ha ocasionado que la inseguridad ande campante. Aquí dejan carros robados en los estacionamientos de los edificios. Además, tenemos problemas con la recolección de basura, por eso le pedimos que nos echen una mano, acuérdense que nosotros existimos”, dijo Luz Mery Arcila, una comerciante de la zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *