Uso del tapabocas es cada vez menos frecuente en el centro de Caracas

Fuente: Crónica.Uno

En los alrededores del centro de la ciudad, es alta la cantidad de personas, muchos de ellos adultos mayores, que transitan o trabajan dentro de la economía informal. Gladys Martínez es de las comerciantes que más tiempo tiene laborando en la zona; ella calcula que desde la eliminación del formato de cuarentena 7 + 7, las personas están más en la calle, muchas sin tapabocas.


(24-11-2021). En la tienda donde trabaja Carolina Morales, cercana a la plaza El Venezolano, en el centro de Caracas, no han dejado de pedirle a las personas que ingresen con el tapaboca puesto correctamente. Sin embargo, en los últimos días se ha percatado de un aumento en las personas que llegan sin mascarilla. “Ni siquiera lo llevan en la barbilla o en la mano, nada, simplemente ya no lo usan”, explicó Morales.

Por prevención, Morales se ubica todos los días en la entrada del local, no solo para verificar el uso correcto del cubrebocas, sino también para aplicar gel antibacterial en las manos de los clientes. No puede asegurar si dicho líquido es a base de 70 % de alcohol. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, indica que los desinfectantes de manos que no son superiores a este porcentaje no pueden funcionar igualmente bien con muchos tipos de microbios y apenas reducen la proliferación de microbios en lugar de matarlos directamente.

“Lo bueno es que la mayoría no se molesta cuando les mandas a poner el tapaboca”, añadió Morales.

Foto: Gleybert Asencio

En el centro de la ciudad, es alta la cantidad de personas, muchos de ellos adultos mayores, que transitan o trabajan dentro de la economía informal. Gladys Martínez es de las comerciantes más antiguas del centro, pues tiene 38 años con un carrito en el que vende dulces tradicionales por la esquina La Marrón. Ella calcula que desde la eliminación del formato de cuarentena 7 + 7 (siete días de restricciones de movilidad y laborales y siete días de flexibilización de la cuarentena), hay más personas en la calle.

Martínez lleva la mascarilla sobre el mentón. Cuando alguien se le acerca lo sube hasta cubrir su nariz, aunque su modelo de mascarilla no logra cubrir por completo toda esa área. “Yo desde aquí veo como muchos no usan el tapaboca, sobre todo los vendedores, y eso que cada cierto tiempo pasa la gente de la alcaldía pidiendo desde un camión que usen el tapaboca, añadió Martínez.

Foto: Gleybert Asencio

Carmen Álvarez, en cambio, tiene apenas un año dedicada a la venta de juguetes por la esquina La Marrón. Lleva el cubreboca en la mano cuando le toca atender a potenciales clientes, hasta que se acuerda y vuelve a cubrir su boca y nariz. Es que a veces se me olvida, y eso que tengo otro dentro de la cartera, expresa mientras saca el de repuesto. En el año que Álvarez lleva trabajando por el centro, calcula que fue en el mes de julio cuando empezó a haber más movimiento por la zona.

Sofía Cárdenas va por el centro comparando los precios de las diferentes tiendas de venta de telas, quiere comprar unos cuantos metros para hacer unos cojines. Cuando camina usa el tapaboca sobre la barbilla. Ella lo justifica con que le cuesta respirar cuando lo usa de la forma correcta. “Yo tengo problemas respiratorios, por eso me lo bajo a cada rato”, aclaró Cárdenas, quien también se ha fijado que, así como ella, muchas personas también llevan la mascarilla de forma incorrecta.

Foto: Gleybert Asencio

La flexibilización total de las restricciones de movilidad, económicas y laborales decretada a principios de noviembre permitió a los comerciantes formales e informales laborar de forma ininterrumpida, por lo menos hasta finales de diciembre, temporada caracterizada por las compras, a pesar de que, en los últimos años, debido a la recesión económica, las ventas bajaron, así como la aglomeración de personas.

Para el mes de octubre, la inflación dentro del rubro de la vestimenta y el calzado mostró una variación en sus precios de 8,1 % y el de esparcimiento se ubicó en 19,2 %, según datos del Observatorio Venezolano de Finanzas. En el caso de la inflación acumulada, el alza fue de 576,3 %.

Foto: Gleybert Asencio

Octubre cerró con más de 28.835 casos de COVID-19 reportados por los voceros oficiales. Ese mes el promedio se mantuvo en más de 1.000 casos por día. Mientras tanto, en lo que va de noviembre se han detectado más de 12.420 contagios, y, a diferencia del mes pasado, la mayoría de los reportes han estado por debajo de los 1.000 casos diarios. No obstante, la Organización Panamericana de la Salud calcula que solo 32,30 % de la población en Venezuela tiene ambas dosis de alguna de las vacunas disponibles en Venezuela.

Manuel Figuera, médico infectólogo y presidente de la Sociedad Venezolana de Infectología, explicó que Venezuela debe tomar como ejemplo lo ocurrido en otros países, sobre todo de Europa, en donde la relajación de las medidas de prevención de contagios se tradujo en un incremento de los contagios de COVID-19, y más si aún falta mucha población por vacunar.

“En otros países relajaron las medidas pensando que con la vacunación era suficiente para controlar el problema. Así ha pasado en Alemania, Grecia, Rusia, por ejemplo, en donde ha habido un repunte de casos. En Venezuela no tenemos a la gran mayoría de la población vacunada, todavía falta mucho por vacunar, y tampoco tenemos la capacidad de hacer diagnósticos de COVID-19 de manera gratuita y amplia”, explicó Figuera.

Foto: Gleybert Asencio

Además, el experto mencionó que debido a la falta de diagnóstico y vacunación masiva no se sabe con exactitud lo que está sucediendo en Venezuela con la COVID-19, por lo que puede haber una falsa impresión de que los contagios están disminuyendo

“Esto puede tener que ver con que muchas personas se pueden estar enfermando de manera asintomática o leve, y en la medida de que se relajen las medidas podemos tener repuntes en el país. Los más vulnerables ante esto son las personas que tienen más riesgo de complicarse o morir: los adultos mayores, personas con problemas de salud: obesidad, diabetes, hipertensión, con tratamientos de inmunosupresión, entre otros”, explicó Figuera.

Foto: Gleybert Asencio

Los expertos siguen recomendando a la población, vacunada o no, seguir manteniendo las medidas de bioseguridad para evitar contagios de COVID-19:

  • Lavado de manos con agua y jabón
  • Uso correcto del tapaboca (cubriendo nariz y boca)
  • Uso constante de gel antibacterial con 70 % de alcohol
  • Distanciamiento social
  • Vacunación contra la COVID-19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *