Turismo sexual: cómo la crisis obliga a las venezolanas a prostituirse

Francisco González/Caleidoscopio Humano

(19-08-2021) La crítica situación de la economía venezolana ha ocasionado dos crisis migratorias. La primera, de venezolanos huyendo por las fronteras del país en busca de un mejor futuro en otras naciones. La segunda, de quienes se quedan, que han tenido que migrar de un oficio a otro(s) para subsistir.

Para los habitantes de los territorios insulares del país, cuya economía se sostiene en la actividad turística, la realidad no es distinta. La situación económica se agrava ante la disminución del turismo por las restricciones producto de la pandemia de la COVID-19.

Los roqueños y margariteños, que además del turismo viven de la pesca, han tenido problemas para comerciar sus pescados ante la ruptura de relaciones diplomáticas con Aruba. Vender sus productos en tierra firme venezolana les obliga a percibir hasta diez veces menos que en las Antillas Holandesas.

Esta realidad ha generado un aumento de actividades ilícitas, entre las que destacan el comercio de drogas, y la prostitución. El llamado “turismo sexual”, ilegal en territorio venezolano, ha despertado interés en visitantes extranjeros, que aprovechan la crisis económica para pagar servicios sexuales a muy bajos precios.

El turismo sexual no es un invento venezolano. Es un servicio ofrecido en otras naciones de manera legal y voluntaria. Y en algunas otras, porque la golpeada economía empuja a la juventud a practicarlo. En La Habana, por ejemplo, sectores cercanos al gobierno han sido vinculados con empresas de servicios sexuales a turistas que no se conforman con las paradisíacas playas del Caribe cubano.

Quienes no forman parte de estas exclusivas empresas de explotación sexual, suelen recurrir a los bulevares, plazas, playas y malecones en busca de clientes. Hombres y mujeres, en su mayoría menores de treinta años, ofrecen hasta una hora de relaciones sexuales por precios que rara vez alcanzan los diez dólares americanos.

El empeoramiento de la crisis venezolana ha aumentado este fenómeno en el país. En Margarita, por ejemplo, se ha documentado la realización de “fiestas sexuales”, donde sexo-servidoras son contratadas por turistas. Algunas incluso venden su virginidad por grandes cantidades de dinero.

En caso de que la joven sea menor de edad, suele ser “traficada” hasta la habitación dentro de una caja o maleta, puesto que los hoteles tienen prohibido el acceso de menores sin su representante. La prostitución es ilegal en Venezuela y una menor no puede consentir una relación sexual con un adulto.

En Los Roques, los altos costos del turismo son asequibles solo para determinados sectores de la población, por lo que son mayoría los turistas extranjeros. Rusos, polacos, ingleses y canadienses son los visitantes más frecuentes del Archipiélago venezolano.

Según habitantes de Gran Roque, la capital, algunas jóvenes del pueblo ofrecen sexo a los turistas a cambio de dólares en efectivo, ropa, joyas o dispositivos electrónicos de última generación, ante la mirada cómplice de las autoridades.

Si bien estos son servicios “particulares”, se ha demostrado que –como En Margarita– se realizan fiestas sexuales. Algunas incluso han contado con la presencia de artistas internacionales, personalidades de la política nacional y empresarios.

El turismo sexual en Venezuela, lejos de ser una actividad económica voluntaria y atractiva, es una forma de explotación sexual, a la que mujeres y hombres jóvenes son empujados para cubrir necesidades básicas que otro empleo no les permitiría abarcar, en el marco de un país que se tambalea ante la peor crisis de su historia.

Fuentes:

  • BBC Mundo.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-43367121

  • Diario Las Américas.

https://www.diariolasamericas.com/america-latina/el-flagelo-del-turismo-sexual-cuba-n4250560

  • Diario NIUS.

https://www.niusdiario.es/internacional/latinoamerica/venezuela-los-roques-isla-lujo-famosa-gobierno-chavista-no-quiere-perder_18_3049995052.html

  • Los Angeles Times.

https://www.latimes.com/espanol/internacional/articulo/2020-04-09/sexo-drogas-y-virus-las-elites-venezolanas-siguen-de-fiesta-pese-a-la-pandemia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *