Turismo en Venezuela: ¿Fantasía o Realidad?

Nataly Carvajal/Caleidoscopio Humano


Venezuela es considerada una ventana al mar caribe que cuenta con grandes riquezas naturales y con distintos pisos térmicos traduciéndose en variedades de climas, en los que se puede apreciar selva, montaña, desierto y playas. Además, dentro del territorio nacional se encuentran 43 parques nacionales con importantes atractivos turísticos.

Venezuela tiene la capacidad de impulsar el sector turismo como motor económico del país; sin embargo, y pese a esta notable ventaja, todos los gobiernos han dejado a un lado el turismo sustentable, que ofrece una gran gama de atractivos tanto naturales y culturales para dedicarse, de forma casi exclusiva, al extractivismo de minerales.

El turismo representaba la principal fuente de ingresos familiares en varias zonas del país, pero, en la actualidad las cifras muestran el declive de un sector que intenta sobrevivir frente a la crisis generalizada.

El Informe de Competitividad Turística del Foro Económico Mundial (FEM), del año 2017, ubicó a Venezuela en el puesto 104 de 136 países evaluados, por debajo de El Salvador o Nicaragua.

Factores que dificultan el turismo

El elevado costo de las condiciones de vida de los venezolanos y el nulo poder adquisitivo impide el turismo interno del país. Se suma el confinamiento por COVID19, que terminó de colapsar el poco turismo en Venezuela; sobre todo aquellos pequeños y medianos prestadores de servicios turísticos que no cuentan con apoyo del Estado, para impulsar emprendimientos innovadores en esta materia.

La escasez de combustible también influye de forma negativa en el turismo, limitando las actividades y dinámicas en la mayoría de las regiones del país. El esparcimiento pasó de ser un derecho humano a convertirse en un lujo para los venezolanos.

Turismo Internacional

Muchas de las aerolíneas internacionales que operaban en Venezuela cesaron sus operaciones debido a la inestabilidad política y económica del país.

Venezuela no aparece en los paquetes turísticos que se ofrecen desde el extranjero. Dejó de ser el destino predilecto por americanos y europeos, quienes anhelaban visitar «La Perla del Caribe» o El teleférico más largo y segundo más alto del mundo.

La inseguridad tampoco da garantías para que los turistas puedan disfrutar de viajes seguros en el país. Esto ha propiciado que desde ministerios como el de relaciones exteriores del Reino Unido, en su sitio web, emitiera recomendaciones de no realizar ningún tipo de visita a Venezuela, a excepción de que sea necesario, esto debido a la delincuencia e inestabilidad del país.

Turismo y desarrollo

Implementar el turismo con políticas públicas sostenibles, conlleva al fortalecimiento de una industria generadora de divisas, empleo, e intercambio de productos, bienes y servicios, elementos que contribuyen al desarrollo de un país.

En Venezuela la realidad es otra. No se cuenta con un producto turístico consolidado, que permita ser un verdadero destino tanto para habitantes como los visitantes.

Es importante resaltar que para llevar a cabo una estrategia turística consolidada se deben fortalecer tres componentes: el atractivo turístico, natural y humano.

Allí es donde radican muchas de las debilidades para lograr aprovechar el potencial que Venezuela posee, tomando además en cuenta que cada gobierno llega con su propio proyecto y nunca da continuidad a lo que se hizo bien en materia de turismo, por lo que ese sector resulta estancándose.

Alternativas en pandemia

Las actuales condiciones sanitarias por la pandemia de COVID19, han restringido de manera considerable las actividades turísticas en el mundo. Desde la Organización Mundial del Turismo, se están generando mecanismos, para que los viajes internacionales vuelvan a ser seguros, sostenibles e inclusivos.

“El turismo es uno de los sectores económicos más importantes del mundo. Da empleo a una de cada diez personas en la tierra y proporciona sustento a cientos de millones más”, señala Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas.

La crisis también se convierte en una oportunidad para repensar el turismo y este cómo interactúa con las sociedades y sobre todo con los recursos naturales y culturales que ofrecen los ecosistemas. Dentro de la agenda 2030 se apunta a un desarrollo sostenible, se plantea disminuir las emisiones de carbono, mediante un turismo más eficiente en el uso de recursos para mitigar el impacto climático.

Reactivar el turismo en Venezuela

El Estado venezolano tiene la obligación de generar las condiciones necesarias para fortalecer el sector turismo como mecanismo de inclusión social, que además, permita a los ciudadanos más vulnerables el disfrute de los destinos  turísticos, garantizando el derecho humano a la recreación y el esparcimiento.

Para concluir, el turismo es el principal motor económico de varias comunidades en el país, por lo que se hace urgente crear políticas públicas que prioricen todos los destinos incluidos los no tradicionales, que incremente el  turismo receptivo, y de esa manera,  contribuir con  alternativas  que generen nuevas fuentes de ingreso  económico y desarrollo para el  país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *