Qatar celebra sorteo para el Mundial de Fútbol, mientras los migrantes quedan desamparados

Human Rights Watch

La FIFA debe ofrecer resarcimiento por pérdida de vidas y medios de subsistencia de trabajadores migrantes


(04-04-2022). El 1 de abril, se realizo el sorteo final para el Mundial de Fútbol 2022 en Qatar, que será sede del torneo. Se trata de un evento clave para los aficionados del fútbol, quienes esperan tener suerte en el sorteo y que sus equipos se vean favorecidos en el camino hacia la final de diciembre.

Lamentablemente, a menudo fue la suerte, y no las leyes y protecciones sólidas cataríes, la que determinó el destino de millones de trabajadores migrantes, muchos de los cuales llegaron a Qatar durante la última década tentados por la posibilidad (y, a menudo, la ilusión) de obtener salarios más altos. Sin embargo, se encontraron con abusos gravísimos a manos de empleadores impunes e inescrupulosos. Las autoridades cataríes han creado y mantenido un sistema que permite que esto continúe, sin que haya recursos efectivos para quienes sufren los abusos.

Aun en esas condiciones, estos trabajadores migrantes construyeron y reacondicionaron estadios de primer nivel, edificaron hoteles, tendieron vías de ferrocarril y completaron el aeropuerto internacional, entre otras grandes obras de infraestructura, para que el campeonato mundial sea posible.

Sin embargo, el sistema abusivo conocido como kafala (patrocinio laboral) ha dado lugar a que, de manera sistemática, los trabajadores migrantes quedaran sujetos a abusos por parte de sus empleadores. Esto incluyó el robo de salarios, la servidumbre por deudas como resultado de altísimos aranceles por contratación, y lesiones y enfermedades debido a la negligencia de los empleadores y al trabajo en condiciones de calor extremo. Peor aún, miles de trabajadores han muerto en Qatar durante la última década. Para sus familias, que muy pocas veces reciben algún tipo de explicación o resarcimiento, estas pérdidas han tenido consecuencias emocionales y económicas devastadoras.

Si Qatar hubiera cumplido sus compromisos de implementar mejoras y hubiera aplicado las reformas que anunció recientemente, migrar a Qatar no habría sido equiparable a una lotería con resultados inciertos y, por lo general, desfavorables, sino una vía confiable para salir de la pobreza.

La FIFA, que eligió a Qatar para ser sede del Mundial de Fútbol, también comparte la responsabilidad por los padecimientos de los migrantes. En vez de presionar a las autoridades cataríes para que actuaran, encubrió la pasividad del gobierno.

Conforme a los Principios Rectores de la ONU sobre las Empresas y los Derechos Humanos que la FIFA adoptó en 2016, esta federación tiene la responsabilidad de brindar resarcimiento por los abusos que haya causado o a los que haya contribuido, pero todavía no ha asumido tal responsabilidad.

Si bien el sorteo del Mundial de Fútbol que tendrá lugar el 1 de abril es un acontecimiento muy esperado por los aficionados del fútbol de todo el mundo, para miles de familias que todavía están de duelo, esta Copa Mundial será un recordatorio doloroso de la pérdida irreparable que han sufrido. No hay nada que Qatar ni la FIFA puedan hacer para remediar la pérdida de un ser querido. Sin embargo, otorgar un resarcimiento que brinde un cierto grado de alivio económico a las familias que están en dificultades es lo mínimo que podrían hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.