Pacientes oncológicos escogen entre vender sus bienes y morir por falta de tratamiento

Fuente: Crónica.Uno

El cáncer es una de las enfermedades olvidadas en Venezuela. Pacientes oncológicos afirman que desde la llegada de la COVID-19 al país las autoridades sanitarias se olvidaron del resto de las enfermedades crónicas. Los pacientes con cáncer deben pagar altas sumas de dinero por tratamientos que ya el Estado venezolano no les garantiza.


(21 julio 2021). Barquisimeto. Candice Mendoza, paciente oncológica, para cubrir los gastos de su enfermedad ha ido vendiendo casi todos sus bienes. Empezó con la nevera, luego el televisor y el juego de recibo. Hasta ofertó las máquinas de coser con las que se bandeaba.

La razón es harto conocida: el Estado no garantiza el tratamiento a los pacientes oncológicos, y menos ahora cuando por la pandemia de la COVID-19 se han olvidado de las enfermedades crónicas. “Es lamentable, pero es una triste realidad”, dijo con pesadumbre esta mujer, que lleva siete meses esperando el tratamiento por la Farmacia de Alto Costo del IVSS en Barquisimeto, así como respuesta de la Gobernación de Lara y de la Alcaldía de Barquisimeto.

¨Tengo que buscar el dinero de cualquier forma, y estoy vendiendo todas las cosas de la casa para poder seguir adelante”, añadió.

Contó al equipo de Crónica.Uno que solo el tratamiento con radioterapia le cuesta 3500 dólares; a eso debe sumarle el costo de una operación y una resonancia que le faltan, más el tratamiento médico que el IVSS no lo está dando, porque no hay.

Mientras sus vidas estén en riesgo, los pacientes oncológicos seguirán luchando. Foto: Yelitza Figueroa

A estos gastos se suman los costos de las consultas médicas que oscilan entre los 30 y los 40 dólares cada una.

Un tratamiento completo dura mes y medio, ya que las radioterapias deben hacérselas diariamente, excepto los fines de semana, y deben pagar todo el paquete por adelantado.

“La quimio es fuerte. Yo soy una persona joven y no padecía de nada, pero las quimios traen y te dejan consecuencias permanentes”, afirmó Mendoza.

La mujer explicó que los costos de las quimioterapias dependen del tipo de cáncer; pero aseguran los pacientes que últimamente han tenido que comprar las medicinas en farmacias. Han pagado 150 dólares por un solo frasco, es decir, para una sesión.

Las sesiones de quimioterapia se realizan de manera interdiaria y, además, los pacientes deben sufragar el resto de las medicinas e insumos, como soluciones, macrogoteros, antialérgicos, medicamentos, esteroides, porque para cada sesión deben llevar todo, de lo contrario, pierden el día.

¨En clínicas, aparte de que cancelas los 30 dólares para que te la administren, tienes que llevar todo. Pero igual es en el sistema público. Yo duré año y medio para que me operaran, y no me operaron. Tuve que reunir el dinero y operarme en una clínica privada”, comentó.

Mendoza relató que la mastectomía con vaciamiento axilar le costó 1500 dólares, y todavía debe reunir porque le falta la histerectomía.

Zenaida González, otra paciente oncológica, añadió que para solicitar un presupuesto ha tenido que pagar la consulta en 40 dólares. Con este presupuesto es que se dirigen a los organismos públicos a pedir ayuda, sin la certeza de conseguirla.

González aseguró que a pesar de haber terminado con sus sesiones de quimioterapia, y en espera de comenzar las radioterapias, debe continuar tomando los medicamentos por al menos otros cinco años.

¨Diario, no me puede faltar. Este tratamiento que estoy tomando es un bloqueador hormonal. Acabo de llamar a Badan —farmacia especializada en drogas neoplásicas—, y está en 22 dólares. Trae 28 pastillas; entonces, hay que buscar la plata”, expresó.

Son 350 los pacientes oncológicos en Lara que están padeciendo estas y otras situaciones que ponen en riesgo sus vidas, pero aseguran que no se rendirán y seguirán buscando las alternativas para poder seguir con vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *