Movilizaciones gremiales marcaron la conmemoración del 23 de enero en Venezuela

En casi todo el país se reportaron concentraciones, tanto de los gremios profesionales, sindicatos, jubilados, pensionados, estudiantes y trabajadores públicos, como del oficialismo

Emmanuel Rivas/Caleidoscopio Humano

(23-01-2023) Este lunes, 23 de enero, se conmemoraron 65 años del derrocamiento del gobierno dictatorial de Marcos Pérez Jiménez en Venezuela. Fecha que fue aprovechada para convocar movilizaciones gremiales a lo largo y ancho del país.

En Mérida, la concentración se realizó en la Plaza Sucre de Milla, desde donde los asistentes se movilizaron por diferentes calles del centro de la ciudad, desviándose en la calle 16 para evitar confrontaciones con las personas afectas al gobierno, que se concentraron frente a la gobernación.

Durante el recorrido, que tuvo como destino final la Plaza de Glorias Patrias, los asistentes entonaron cánticos de exigencia contra el Estado, al que acusan de hacerse oídos sordos ante sus legítimas demandas.

«Todos vamos a morir aquí por la hambruna», denunció el profesor jubilado Oswaldo Linares, quien destacó que a pesar de contar con tres carreras universitarias y varias especialidades, el gobierno lo tiene «pelando».

«Nosotros hacemos el sacrificio de estar todos los días en continuadas luchas, para buscar el respeto de los ciudadanos, de los venezolanos que no merecemos estar en esta situación», señalo.

La movilización estuvo encabezada por los gremios y sindicatos de la Universidad de Los Andes (ULA).

Es de recordar, que las universidades autónomas venezolanas han sido de las instituciones más golpeadas, hostigadas y asfixiadas por el Estado, recibiendo apenas entre el 1 y 3 % del presupuesto que requieren, las casas de estudio superior, para poder funcionar y formar a los profesionales venezolanos.

Ante esta situación, Virgilio Castillo, presidente de la Asociación de Profesores de la ULA (APULA) aseguró que los universitarios continuarán, junto a los diferentes gremios y sindicatos, en las calles exigiendo mejoras sustanciales en sus condiciones de vida.

«El gobierno se desentendió desde hace muchos años de la dramática realidad laboral de la gente que ha traído como consecuencia una diáspora masiva. En el caso de la ULA, migraron nada más y nada menos que 30mil estudiantes en los últimos 10 años y más de 700 profesores, un 25 % de toda la planta docente (…) ahí está el grave problema de esta situación, nos estamos jugando el futuro de la educación en Venezuela, por eso estamos en la calle», finalizó.

El oficialismo también se movilizó

Como contraparte a la convocatoria realizada por profesionales y empleados para exigir sus derechos laborales, el oficialismo realizó una concentración frente a la sede regional de gobierno, a la que asistieron las diferentes empresas, instituciones y dependencias de la gobernación, así como simpatizantes del gobierno nacional.

Los oficialistas alzaron su voz para exigir «el cese del bloqueo criminal, que agobia a la economía venezolana», señala un comunicado de prensa de la empresa Nevado Gas.

Jehyson Guzmán, gobernador de Mérida, se hizo acompañar de otras autoridades afines al gobierno y «junto a los defensores de la revolución bolivariana, exigieron el cese de las sanciones, que hoy por hoy, pesan sobre la economía nacional y el noble pueblo venezolano».

Ambas concentraciones se desarrollaron pacíficamente.

En otras regiones

En La Guaira la movilización oficialista fue encabezada por un importante grupo de motorizados y colectivos que buscaron amedrentar a quienes se movilizaban para acompañar a los trabajadores.

La marcha convocada en Caracas fue encabezada por los estudiantes universitarios, quienes recorrieron varias avenidas de la capital, hasta llegar a la sede del Ministerio Público.

La salida de Nicolás Maduro era una de las exigencias de los manifestantes de Ciudad Bolívar, mientras que en Táchira, y con presencia de funcionarios policiales, las personas se reunieron en el Obelisco de Los Italianos, para hacer valer su derecho a la protesta pacífica consagrado en el artículo 68 de la Constitución nacional.

En Aragua, Barinas, Carabobo, Portuguesa, Guárico, Cojedes, Trujillo, Sucre, Zulia y otras entidades del país, también se reportaron manifestaciones de exigibilidad.