La variante Ómicron podría haber alcanzado su pico en el Reino Unido y estaría a punto de hacerlo en EEUU, según los expertos

Fuente: Infobae

Científicos creen que la cepa ha demostrado ser tan salvajemente contagiosa que puede estar ya quedándose sin gente a la que infectar.


(13-01-2022). Los científicos están viendo señales de que la alarmante ola de casos con la variante Ómicron puede haber alcanzado su punto máximo en el Reino Unido y está a punto de hacer lo mismo en los Estados Unidos, momento en el que los contagios pueden empezar a disminuir drásticamente.

La razón: la variante ha demostrado ser tan salvajemente contagiosa que puede estar ya quedándose sin gente a la que infectar, apenas un mes y medio después de que se detectara por primera vez en Sudáfrica.

“Va a bajar tan rápido como subió”, dijo Ali Mokdad, profesor de ciencias métricas de la salud en la Universidad de Washington en Seattle.

Al mismo tiempo, los expertos advierten que todavía hay muchas dudas sobre cómo se desarrollará la siguiente fase de la pandemia. El estancamiento o la disminución en los dos países no está ocurriendo en todas partes al mismo tiempo o al mismo ritmo. Y aún quedan por delante semanas o meses de sufrimiento para los pacientes y los hospitales desbordados, incluso si el descenso se produce.

Todavía hay mucha gente que se infectará mientras descendemos la pendiente por la parte de atrás”, dijo Lauren Ancel Meyers, director del Consorcio de Modelado COVID-19 de la Universidad de Texas, que predice que los casos registrados alcanzarán su punto máximo esta semana.

El modelo propio de la Universidad de Washington, muy influyente, afirma que el número de casos diarios notificados en EEUU alcanzará un máximo de 1,2 millones el 19 de enero y luego descenderá bruscamente “simplemente porque todos los que podrían estar infectados lo estarán”, según Mokdad.

De hecho, según los complejos cálculos de la universidad, el número real de nuevas infecciones diarias en EEUU -una estimación que incluye a las personas que nunca se sometieron a las pruebas- ya ha alcanzado el máximo, llegando a los 6 millones el 6 de enero.

En Reino Unido, mientras tanto, los nuevos casos de COVID-19 se redujeron a unos 140.000 al día en la última semana, después de haberse disparado a más de 200.000 al día a principios de este mes, según datos del gobierno.

Kevin McConway, profesor jubilado de estadística aplicada en la Open University británica, dijo que, aunque los casos siguen aumentando en lugares como el suroeste de Inglaterra y las West Midlands (Midlands Occidentales), el brote puede haber alcanzado su punto máximo en Londres.

Las cifras han suscitado la esperanza de que ambos países estén a punto de presenciar lo que ocurrió en Sudáfrica, donde la oleada alcanzó números máximos y luego descendió significativamente un mes después.

“Estamos viendo un descenso definitivo de los casos en el Reino Unido, pero me gustaría verlos caer mucho más antes de saber si lo que ocurrió en Sudáfrica ocurrirá aquí”, dijo el Dr. Paul Hunter, profesor de medicina de la Universidad británica de East Anglia.

Las diferencias entre Gran Bretaña y Sudáfrica, incluida la población de mayor edad de Gran Bretaña y la tendencia de sus habitantes a pasar más tiempo en el interior en invierno, podrían significar un brote más desigual para el país y otras naciones como él.

Por otra parte, la decisión de las autoridades británicas de adoptar restricciones mínimas contra la variante Ómicron podría permitir que el virus arrase con la población y siga su curso mucho más rápido de lo que podría hacerlo en los países de Europa Occidental que han impuesto controles más estrictos, como Francia, España e Italia.

El martes, la Organización Mundial de la Salud dijo que se han producido 7 millones de nuevos casos de COVID-19 en toda Europa en la última semana, y lo calificó de “maremoto que barre la región”. La OMS citó un modelo del grupo de Mokdad que predice que la mitad de la población europea estará infectada por Ómicron en unas ocho semanas.

Para entonces, sin embargo, Hunter y otros esperan que el mundo haya superado la oleada.

Aun así, el gran número de personas infectadas podría resultar abrumador para los frágiles sistemas de salud, dijo el Dr. Prabhat Jha, del Centro de Investigación en Salud Global del Hospital St.

(Con información de AP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *