La UE debe mantener abiertas las fronteras para las personas que huyen de Ucrania

Human Rights Watch

Velar por la seguridad y protección de los ucranianos y otras personas


(05-03-2022). La Unión Europea y sus Estados Miembros deberían hacer todo lo posible para garantizar el paso seguro y el trato justo a todos los civiles que huyen de Ucrania, señaló hoy Human Rights Watch. Los ministros de Justicia y Asuntos Interiores que se reunirán el 3 y 4 de marzo de 2022 deben adoptar un plan integral que contemple medidas para garantizar el acceso al territorio, la protección y el apoyo a todas las personas que huyen de la guerra.

“Hemos visto una demostración de solidaridad instantánea y alentadora con los ucranianos, y reconocemos la predisposición de la UE a facilitar el acceso a áreas seguras a través de la Directiva sobre Protección Temporal de la UE” señaló Judith Sunderland, directora asociada para Europa y Asia Central de Human Rights Watch. “Es fundamental que la totalidad de Estados e instituciones de la UE trabajen para ayudar a todas las personas, incluidas las que no sean ucranianas, a llegar a contextos de seguridad, y a obtener la atención, protección y asistencia que necesiten”.

Cientos de miles de personas han abandonado sus hogares en Ucrania desde que empezó la invasión plena el 24 de febrero. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), al 28 de febrero, más de 500.000 personas han huido a países vecinos y 100.000 habían tenido que desplazarse dentro de Ucrania. ACNUR ha instado a todos los países receptores a acoger a todos aquellos que huyan del conflicto y la inseguridad en Ucrania, “independientemente de su nacionalidad y raza”.

Human Rights Watch y otros actores han documentado graves violaciones del derecho de guerra por parte de fuerzas rusas, que incluyen el uso de municiones de racimo que impactaron contra un hospital y una institución de nivel preescolar. Según las Naciones Unidas, las víctimas civiles durante los primeros cuatro días del conflicto ascienden a 406, incluidas 102 muertes.

No puede pretenderse que los países de la UE que limitan con Ucrania —Polonia, Hungría, Eslovaquia y Rumania— sean los únicos que asuman responsabilidad por los refugiados procedentes de Ucrania. Deben coordinarse gestiones para que haya una distribución equitativa de la responsabilidad entre todos los Estados Miembros, entre otras cosas, adoptando un plan de reubicación eficiente y justo que tome en cuenta vínculos familiares y, en la medida de los posible, las preferencias personales.

Es fundamental que todos los países que comparten fronteras con Ucrania permitan que todas las personas ingresen con requisitos burocráticos mínimos. Quienes tengan familiares o amistades con las cuales alojarse deberían poder proceder hacia esos destinos, y las personas y familias que necesiten alojamiento deberían tener acceso a vivienda digna y adecuada. Deberían asegurarse los servicios esenciales como la atención de la salud, incluida la salud mental, y los servicios de apoyo para los niños y niñas, y estos deberían poder reanudar su educación tan pronto como sea posible.

Estas condiciones se aplican de igual manera a personas ucranianas y de otras nacionalidades que huyen del conflicto, manifestó Human Rights Watch. Los Estados Miembros e instituciones de la UE deben aclarar a las autoridades ucranianas que aceptarán a todos los civiles que abandonen Ucrania, sin distinciones, y deben trabajar activamente con las autoridades de esa nación para garantizar que las personas puedan ejercer su derecho a abandonar el país sin demoras innecesarias y facilitarles el tránsito y el acceso al territorio de la UE.

Human Rights Watch conversó con ciudadanos extranjeros que expresaron que las autoridades ucranianas les han impedido abordar trenes de evacuación o los ha detenido antes de llegar a las fronteras para permitir que pudieran hacerlo mujeres y niños ucranianos. La Unión Africana emitió una declaración el 28 de febrero en la que exhortaba “a todos los países a respetar el derecho internacional y a demostrar la misma empatía y apoyo a todos los que huyan de la guerra, independientemente de su identidad racial”. También hay información de que algunos ciudadanos extranjeros tienen problemas en las fronteras de la UE. El 1 de marzo, así como elogió a los países vecinos por mantener sus fronteras abiertas, el ACNUR manifestó que “es consciente de las dificultades a las que se enfrentan algunos nacionales de terceros países que intentan entrar en Polonia”.

Es posible que se decida invocar la Directiva sobre Protección Temporal y esto es algo positivo, expresó Human Rights Watch. Esta sería la primera vez que la UE aplica la directiva, adoptada en 2011 como consecuencia de los movimientos de refugiados que provocó la guerra en la antigua Yugoslavia. La directiva permitiría proteger en forma eficiente y amplia hasta por tres años a personas desplazadas por la guerra en Ucrania que no puedan regresar a su país de origen. Los Estados Miembros e instituciones de la EU deben procurar que las personas no ucranianas en similar situación puedan gozar de la misma protección y derechos, y que todos los no ucranianos que abandonen Ucrania puedan acceder al territorio de la UE y que se respeten sus derechos y su dignidad. Los ciudadanos de otros países que huyen de Ucrania y que deseen regresar a sus países de origen deben recibir la ayuda adecuada para poder hacerlo.

Los países de la UE también deben garantizar el estatus de los ucranianos que ya se encuentran en su territorio. Esto incluye a trabajadores migrantes con visas de trabajo temporal, así como a ucranianos que tengan previsto regresar a Ucrania. Todos los ciudadanos ucranianos detenidos a la espera de su deportación deben ser liberados. Todos los Estados Miembros de la UE que hayan indicado que Ucrania es un “país seguro” en una lista de países considerados seguros a efectos de los retornos deberían modificar esa lista para reflejar este cambio drástico en las circunstancias.

“Este es un punto de inflexión para Europa, una oportunidad para que la Unión Europea subsane los perjuicios del pasado y se ponga a la altura de la situación demostrando compasión y solidaridad auténticas”, manifestó Sunderland. “Es necesario el compromiso verdaderamente colectivo de mantener las puertas y nuestros corazones abiertos a todos los que huyan de Ucrania”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *