La iniciativa que busca donar copas menstruales a mujeres que sufren la crisis de Venezuela

Fuente: El Diario

Varias ONG venezolanas se unieron para recolectar fondos y donar copas menstruales a mujeres que no pueden costear los precios de toallas sanitarias y tampones


Al llegar la menstruación cada mes las mujeres siguen una rutina. Utilizan tampones o toallas sanitarias para evitar manchas de sangre en la ropa y continuar con su día. Sin embargo, la realidad no es la misma para todas, y menos en Venezuela, donde sus necesidades se ven vulneradas por la crisis económica, que les impide adquirir un producto de higiene básico.

En el Día Mundial de la Higiene Menstrual, que se celebró el 28 de mayo, varias organizaciones civiles de Venezuela lanzaron una campaña para recaudar fondos y donar copas menstruales a las mujeres que padecen las consecuencias de la emergencia humanitaria en el país, en la que el salario mínimo mensual no es suficiente para cubrir el precio de los productos de aseo personal, alimentos y servicios.

ONG como Prepara Familia, Centro de Justicia y Paz (Cepaz), Acción Solidaria Unión Afirmativa, Uniandes, Funcamama, entre otras, se unieron para promover la recaudación de fondos durante los días 28,29 y 30 de mayo que busca beneficiar a las mujeres que no pueden costear los productos de higiene íntima.

Los precios de un paquete de toallas sanitarias oscilan entre 3.500.000 y 4.600.000 bolívares. Mientras que los tampones cuestan entre 11.000.000 y 15.224.000 bolívares, dependiendo de la cantidad de unidades.El salario mínimo integral en el país es de 10.000.000 bolívares, según el último aumento anunciado por el régimen de Nicolás Maduro, por lo que para muchas mujeres resulta difícil costear los productos de higiene femenina.

En el video promocional de la campaña explican que mujeres que viven en zonas populares del país recurren a pañales de tela, cartones o papel higiénico como alternativa durante los días de menstruación. Destacan que las mujeres han tenido que ausentarse de escuela o trabajo por falta de productos de higiene íntima. Mientras que las enfermedades vaginales se han multiplicado. 

Por esa razón, las organizaciones consideraron que la copa menstrual es el método ideal para beneficiar a las mujeres que se encuentran en esta situación de vulnerabilidad.

¿Por qué la copa menstrual?

La copa menstrual es un recipiente de silicona médica que se inserta en la vagina durante la menstruación. El producto se adapta a las paredes vaginales y evita la fuga de sangre. Se puede usar hasta 12 horas seguidas, no produce olores y recoge más fluidos que los productos tradicionales. 

El rasgo más relevante de la copa menstrual es que es totalmente reutilizable.Es lavable y se usa indefinidamente durante 10 años. Además es una opción amigable con el medio ambiente y ayuda a minimizar los riesgos de adquirir infecciones porque está hecha de un material totalmente hipoalergénico. 

Este producto de higiene íntima cuesta 34.900.000 Bs. en Venezuela. Lo que equivale a 11,3 dólares, según la tasa de cambio del Banco Central de Venezuela (BCV). Sin embargo, por su uso prolongado se convierte en un artículo rentable para las mujeres, en lugar de las toallas sanitarias o tampones.

En el video de la campaña de recaudación de fondos, las ONG aseguran que una mujer puede usar al menos 2.000 tampones al año. Por eso, consideran que la copa menstrual puede beneficiar a largo plazo a las mujeres que no tienen recursos para comprar otros productos de higiene íntima.

Pobreza Menstrual
La ONG Plan Internacional define la pobreza menstrual como la falta de acceso a productos sanitarios, educación sobre salud menstrual e infraestructura para gestión de los desechos. Señala que es una problemática de la que se habla muy poco en América Latina.

Rossana Viteri, directora de Plan International Ecuador, aseguró a Efe que la pobreza menstrual es una derivación de la pobreza económica.

«Las desigualdades sociales que existen en el país provocan que muchas niñas y adolescentes que no cuentan con los recursos necesarios gestionen su menstruación con métodos no adecuados o, incluso peor, no puedan gestionarla y su vida se vea afectada, por ejemplo, dejando de asistir a la escuela», dijo.

Debido a la falta de información sobre este tema en la región, una de las prioridades del Plan de Acción de Género del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) se trata de promover el acceso a información e insumos para la gestión menstrual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *