Jubilados consideran bono compensatorio de 10.000 bolívares una “indemnización” y de paso discriminatoria

Pensiones

“Es verdad que aquí los viejos están muriendo de hambre y es verdad que se están muriendo por falta de medicinas”, dijo Luis Cano coordinador del Frente Amplio Unido por los Jubilados y Pensionados. El gremio indica que no exigen nada extraordinario y que la única demanda es que el Estado cumpla con lo que establece la Constitución.

Crónica Uno

(04-05-2022) El anuncio del gobierno en el Día Internacional del Trabajador de un bono compensatorio de Bs. 10.000 para jubilados de la administración pública entre 2018 y 2022 disgustó aún más a jubilados y pensionados del país, que llevan años en las calles exigiendo que se cumpla la Constitución, para recibir pensiones dignas y que se respeten otros beneficios que establecen las leyes laborales. 

El bono será asignado solo a 120.000 jubilados, según explicó la vicepresidenta Delcy Rodríguez el 2 de mayo. En una rueda de prensa convocada por el Frente Amplio Unido por los Jubilados y Pensionados (Ufajup) y la Asociación Nacional de Trabajadores Jubilados y Pensionados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales el gremio expresó que este bono no es más que una indemnización discriminatoria pues deja por fuera a la mayoría del sector.

Esto no es bono, no es nada, simplemente es una indemnización que le están haciendo a las personas que están saliendo jubiladas desde el año 2018 hasta el 2022. Lo consideramos una burla por parte del Ejecutivo hacia un sector que es el más vulnerable”, expresó Luis Cano, coordinador del Ufajup. 

A menudo se les pregunta a los jubilados y pensionados qué demandan o qué esperan del Ejecutivo Nacional y la respuesta es la misma: que cumpla la Constitución. Los voceros no piden nada extraordinario. Lo que exigen es que el Estado cumpla con los artículos 80, 91, 83 y 86 y que genere políticas sustentables en el tiempo para todos los trabajadores. 

Sobre si están de acuerdo o no con el último bono de la administración de Nicolás Maduro el gremio explica que no demandan más bonos, sino el respeto y cumplimiento de lo anterior. “Esto no tiene ningún tipo de incidencia para los cinco millones de jubilados. El gobierno usa cosas como estas para sus cuestiones mediáticas, para dar sensaciones y para engañar a la gente”, dijo Luis Cano. Los ancianos consideran que en la práctica no gozan de ningún tipo de política social.

Es verdad que aquí los viejos están muriendo de hambre y es verdad que se están muriendo por falta de medicinas. 93 % de los pensionados ha suspendido sus tratamientos y consultas médicas por falta de dinero, reprocha el coordinador del Frente Amplio Unido por los Jubilados y Pensionados.

El poder de compra de los salarios se ha reducido drásticamente en los últimos años, debido a la hiperinflación que se mantuvo en el país entre 2017 y 2021. Pero además la baja producción y el empobrecimiento del Estado hace que recuperar los salarios sea una tarea titánica, pues sin lo anterior el gobierno se vería obligado a abandonar la disciplina fiscal que mantiene desde hace unos dos años. 

Los jubilados estiman que las pensiones deberían estar mínimo en $200, pero el Estado sigue siendo demasiado pequeño para enfrentar un desembolso de este tipo. Al año, para pagarle a cinco millones de jubilados y pensionados, necesitaría $12.000 millones.

Si bien los ingresos se han venido recuperando, en especial los petroleros, aún el país no llega a niveles pre pandemia. Datos del economista Luis Oliveros, revelados en un evento de la Cámara Venezolano Americana de Comercio e Industria (Venamcham) el 28 de abril de este año, muestran que en 2021 los ingresos petroleros se ubicaron en $8500 millones y este año estima que estén por el orden de los $15.000 millones, siendo el doble aún están por debajo de los ingresos de 2019 ($18.936 millones). 

El especialista apuntó que este es un Estado pequeño y débil para incidir en la economía del país y que por esa razón la empresa privada ha tenido que sustituir en varias tareas al Estado. 

Pero aún con las dificultades que enfrenta el Estado para recuperar los salarios y las pensiones los jubilados consideran que no se ha hecho lo suficiente por atenderlos y que en especial no se ha respectado la Constitución. Carlos Julio Rivera, vicepresidente de la Asociación Nacional de Trabajadores Jubilados y Pensionados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, dice que su malestar es que quien se autodenomina “presidente obrero” solo hace propaganda.  

“Este bono no fue lo que él ofreció, eso fue una salida, como un ensañamiento en contra de unos viejos que estamos saliendo a la calle a reclamar nuestro legítimo derecho. Si él fuera un genuino representante de la clase trabajadora -porque él fue delegado sindical del Metro- que parece que olvidó sus raíces no hubiese decretado un bono, hubiese decretado un aumento salarial que bien se lo merecen los pensionados”, indica Rivera. 

Las pensiones desde el 15 de marzo quedaron fijadas en 130 bolívares, lo que equivale a 29 dólares, calculados a la tasa oficial. Si bien es 19 veces más que lo que cobraban los jubilados meses previos al decreto, este monto no cubre la canasta alimentaria que se ubicó en $350 dólares en marzo.

Para el Frente Amplio Unido por los Jubilados y Pensionados el gobierno “ni en el discurso se pone de acuerdo”. “Cuando el presidente da el decreto dice que van a ser tres pagos, pero ayer nos enteramos que la vicepresidenta dice que no van a ser tres pagos sino 12 y que va a ser a través de la página patria en petros. Nosotros tenemos muy mala referencia del petro, porque cuando nos pagaron el famoso bono que se llamó petroguinaldo tenemos aún compañeros que no lo han podido cobrar porque es muy difícil la conversión de petros a bolívares”, expresaron.

En diciembre de 2019 el gobierno otorgó un bono en petros, equivalente para ese momento a 30 dólares, pero el proceso para usarlo fue engorroso y generó colas y deudas a los comercios. No todos los establecimientos lo aceptaban y muchos beneficiarios quedaron sin poder usarlo. 

Judith León, presidenta de la Federación del Colegio de Bioanalistas de Venezuela, explicó que los jubilados exigen indemnizaciones por igual para todos los jubilados “porque con todas las reconversiones han disminuido las prestaciones de los trabajadores”.  

“Cualquier trabajador te va a decir que está contento (con el bono de Bs. 10.000) porque fue beneficiado, pero esto no es la aspiración de la dirigencia, nosotros aspiramos a que todos los trabajadores gocen de sus derechos. Antes había futuro para quien se jubilaba, pero en este momento no hay futuro, tampoco para los nuevos trabajadores”, apunta León.

Judith, es una de las que entraría en los 120.000 jubilados que recibirán el bono, pues ella salió jubilada en 2021. “Si fue a una persona que le dieron 200 bolívares de la jubilación dirá que está bien, pero eso se le va a diluir en 12 meses con la inflación que tenemos”, expresó. La dirigente también cuestionó el proceso para recibir esta asignación, por ejemplo, que los jubilados tengan que ir a las oficinas de recursos humanos para solicitarlo. 

“¿Cómo es que yo tengo que ir a ese ente y decir: quiero que me des el bono que dio el presidente. Es entonces un derecho o es un bono político. Cuando por derecho entre comillas me corresponde porque soy jubilada en ese lapso”, dice.

Para junio de 2018 las pensiones se ubicaban en 4,2 millones de bolívares, lo que equivalía a unos $1,49 a la tasa paralela. En agosto de ese mismo año, tras la reconversión, las pensiones y los salarios mínimos fueron aumentados a medio petro ($30), pero debido a la hiperinflación, que ese año alcanzó su pico más alto, este monto rápidamente se devaluó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *