“Hagamos ruido” , la campaña de Cáritas para rechazar la trata de personas en Venezuela

La trata de personas es un problema y constante peligro que corren las personas que se van al extranjero

El Nacional

(28-06-2022) La organización Cáritas, en Barinas, adscrita a la Iglesia Católica, junto a la Red Clamor, invitaron a formar parte de la campaña “Hagamos ruido”, para frenar la trata de personas en Venezuela.

Los ciudadanos que deciden movilizarse al exterior, son los más vulnerables ante esta problemática. Gabriela Mayer, coordinadora de Cáritas en Barinas, denunció que el desplazamiento que ha surgido y se mantiene en este país, lo ha llevado ocupar el tercer lugar entre los que tienen este tipo de problemas, después de Ucrania, reseñó La Patilla. 

Trata de personas

Gabriela Mayer, señaló que hacen falta más instituciones que alerten a los venezolanos de los riesgos que corren al salir del país en condiciones tan vulnerables, sobre todo si la travesía la hacen caminando.

Explicó que hay personas que han padecido por la trata de personas y la xenofobia, y no se supo más de ellos, lo que quiere decir que este negocio con seres humanos tiene conexiones en Venezuela.

En este sentido, en Barinas existe un promedio de 70 venezolanos que pasan por los cinco puntos de información que ha dispuesto Cáritas en este estado a lo largo de la Troncal 5, entre las 5:00 pm y las 11:00 pm.

Alertaron que, muchos niños padecen estos recorridos y la mayoría duermen en el suelo, no se alimentan y no cuentan con una hidratación adecuada.

Cifras alarmante

Los números de migrantes por día bajó de 500 a 70 personas, sin embargo, estas personas ya salieron del país y suman más de seis millones. A pesar de todo, la cifra sigue siendo alarmante, debido a que en un mes la sumatoria viene a ser de 2.100 ciudadanos que decidieron salir a buscar otros rumbos.

La coordinadora también pidió que las personas que tengan colchonetas que no utilicen puedan donarlas a Cáritas y ayudar a alguno de los migrantes venezolanos que están en busca de refugio en otras latitudes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *