Desaparición de Franyeli Guerrero evidencia que ley para proteger a la mujer venezolana es “incompleta”

Fuente: Hispano Post


(07-01-2022). Franyeli Guerrero es una venezolana, de 24 años de edad, que se encuentra desaparecida desde el jueves 30 de diciembre en el estado Barinas. A través de una declaración a los medios ofrecida por su prima, Dayana Quintero, se presume que la joven fue raptada. De acuerdo con la información suministrada, la víctima salió a hacer unas diligencias y tenía una cita en el salón de belleza a la 1 de la tarde en el sector Alto Barinas.

Lo último que supo su familia es que aproximadamente a las 2:40 de la tarde salió del salón de belleza y, posteriormente, su vehículo fue encontrado en el sector llamado Curbati. Hasta el momento se desconoce el paradero de la joven, de quien su prima dijo mantener una “bonita relación con su esposo y muchas ganas de ser mamá”.

Esta no es la primera vez que una mujer desaparece en condiciones extrañas en Venezuela. Sin embargo, y como se ha denunciado anteriormente, en relación a los casos asociados a violencia de género no se posee una data oficial porque desde el Estado venezolano no se ofrece tal información.

Aimée Zambrano, creadora del Monitor de Femicidios de Utopix, explicó que gran parte de la información es obtenida a través de los medios de comunicación y recabada por las distintas organizaciones y fundaciones que se encargan de velar por los derechos de la mujer. “Actualmente, vemos que en cuanto a las redes sociales en Venezuela se está moviendo mucho para lograr su ubicación”, dijo.

Dijo que lo que le llamó la atención es que apareció el carro abierto a un lado del camino. “Yo me imagino que los cuerpos de seguridad están indagando en las zonas cercanas a ver qué pudo haber ocurrido”. Al tiempo que el caso de Guerrero tomaba notoriedad en las redes sociales, se conoció de la presunta desaparición de María Fernanda Contreras, de quien se dijo la tarde del miércoles que había sufrido un accidente, pero ya había sido reportada como “fuera de peligro”.

En tanto la creadora de Utopix reiteró el poder de las redes sociales para obtener información y potenciar distintas campañas de búsqueda y denuncia en casos relativos a violencia de género. Por su parte, Nataly Carvajal, coordinadora del equipo de investigación de Caleidoscopio Humano, puntualizó que es una obligación de las autoridades responder ante la desaparición de Guerrero.

“Desde Caleidoscopio Humano se han venido realizando seguimiento en la visibilización de los casos de violencia contra la mujer. El caso específico de Franyeli ocupa nuestra atención y preocupación y hemos estado monitoreando y documentando desde el momento su desaparición; sin embargo, son las autoridades quienes están en la obligación de dar respuestas de lo sucedido”, dijo.

Reforma incompleta

Zambrano destacó que a pesar de que se han hecho algunos cambios en relación con la legislación, aún faltan focos por atender para garantizar la seguridad y vida libre de violencia de la mujer venezolana: “Esto levanta una alerta que estamos viendo desde el año pasado y el anterior, que es el tema de la desaparición de mujeres y niñas en Venezuela. Sentimos que los cuerpos de seguridad del Estado no están haciendo ningún plan con relación a las desapariciones de mujeres y niñas, como tampoco lo tienen para combatir la violencia contra la mujer y los feminicidios”.

Dijo que la reciente modificación del articulado que pretende proteger a la mujer fue incompleta: “Además, vemos que mensualmente ocurren una, dos y hasta tres casos de este tipo. Una de las cosas en las que estamos insistiendo un grupo de activistas es que las desapariciones de mujeres y niñas debieron entrar en la reforma que ocurrió en noviembre de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Debía haberse tipificado la violencia contra las mujeres y niñas como una forma de violencia contra las mujeres, porque tiene una relación directa entre los femicidios, la trata de mujeres y la violencia sexual”.

Asimismo, Carvajal insistió en la ausencia de estadísticas y data oficial: “Nuestro trabajo se basa fundamentalmente en la visibilización, documentación y exigencia para que se garanticen los derechos de las personas de manera oportuna. Aunque pareciera que todo está volviendo a la normalidad, aún el Estado se encuentra en deuda con las víctimas de violencia contra la mujer, situación que si antes era alarmante ahora es aún más preocupante. Es necesario aclarar que no existen estadísticas o cifras oficiales que permitan analizar la magnitud de la problemática, situación que hace aún más difícil su abordaje”.

A su juicio, el “silencio del Estado” agudiza el problema por el que atraviesan las mujeres, por su condición de “mujer” en Venezuela: “Los datos o visibilización que se ha llevado a cabo desde las organizaciones de la sociedad civil han sido con base a monitoreos de los medios de comunicación. El silencio por parte del Estado, profundiza un flagelo que deja a las mujeres y niñas en total desprotección”.

La violencia sigue en aumento

Ambas activistas reconocieron que la violencia en contra de la mujer se ha agudizado conforme al agravamiento de la emergencia humanitaria compleja por la que atraviesa Venezuela y el estancamiento de la cuarentena; así como también se ha visto un incremento de los casos en otros países de América Latina, por lo que hicieron un llamado a las autoridades para que actúen de manera coordinada en la creación y aplicación de planes y políticas que garanticen la vida libre de violencia de todas las mujeres que habitan en el territorio venezolano.

La investigadora de Caleidoscopio Humano sostuvo que “en los primeros días del año la violencia contra la mujer ya cobró vidas, tal es el caso de la joven y madre merideña Mairoby Thais Villareal, quien fue asesinada y donde sus dos pequeñas quedaron huérfanas. Como ya se nombró anteriormente, el Estado no está haciendo lo suficiente para luchar en contra de la violencia machista que acaba con la vida de mujeres”.

Insistió en que “nuestra exigencia desde Caleidoscopio es hacia el Estado, para que implemente políticas públicas reales, que garanticen a las mujeres, adolescentes y niñas vivir una vida libre de violencia”.

Zambrano aseveró que han visto un incremento en los casos de femicidios hasta el 5 de enero: “Han ocurrido 6 femicidios que han sido mediatizados a nivel nacional. Hasta el 30 de noviembre de 2021, contabilizamos un total de 219 casos de femicidios en Venezuela. En el mes de diciembre llevamos aproximadamente contabilizados entre 12 y 13 casos de femicidios, pero aún no hemos terminado de hacer el levantamiento de la información. El estimado es entre 15 y 20 casos”.

También para Zambrano el Estado debe dar pasos importantes ante el incremento de violencia contra la mujer. “Hemos visto que en los últimos años se creó la fiscalía para los casos de femicidios y trata de mujeres, además de la reforma de ley. Digamos que se han creado diversas instancias, vemos que hay un intento desde la legislación y desde lo que han sido algunos espacios y órganos de justicia del Estado, pero en la práctica seguimos viendo que las mujeres siguen siendo revictimizadas cuando van hacer una denuncia, que los funcionarios o funcionarias no toman la denuncia a discrecionalidad y, además, vemos con suma preocupación cómo en el interior del país se están dando mediación en muchos de los casos, que terminan siendo un proceso de revictimización que son sobrevivientes de violencia”.

Dijo que desde 2019 ha insistido en que es imprescindible que el Estado tenga un plan de emergencia, así como lo tiene para la COVID, con relación al tema de la violencia contra las mujeres. “Hay que hacer un plan como se ha hecho en Argentina, donde hay una legislación como lo es la Ley Micaela, donde se creó todo un plan que articula a todos los entes del Estado, todos los ministerios y poderes estadales en relación a esta temática, porque vemos que Venezuela va en aumento. En Venezuela no existe una alerta como en otros países, como la Alerta Isabel Claudina en Centroamérica, la Alerta Ámbar en Estado Unidos, Alerta Sofía en distintos países. En Venezuela tienen que esperar 72 horas para que salgan y busquen o terminan pensando que la mujer se fue con un novio”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *