Cumaná, una radiografía de la Venezuela actual

Las deficiencias en el estado Sucre son un reflejo del país. Diseño: Caleidoscopio Humano.

La Emergencia Humanitaria Compleja ha profundizado las fallas en los servicios básicos de todo el país. El mantenimiento del Sistema Eléctrico Nacional, la renovación del parque automotor de recolección de desechos y transporte público, el deterioro de los hospitales, escuelas y universidades, son solo algunas de las deficiencias que afecta la cotidianidad de las personas en Venezuela.

Por: José Ramírez/Caleidoscopio Humano.

(14-01-2022) El pasado 27 de noviembre, Cumaná, capital del estado Sucre, arribó a los 506 años de su fundación. Se dice que es la primera ciudad americana fundada -en tierra firme- por los españoles en el año 1515. Por eso, recibe el apodo de “primogénita del continente”.

Cumaná vio nacer al Gran Mariscal de Ayacucho: Antonio José de Sucre; a Andrés Eloy Blanco: escritor, poeta y político; a José Antonio Ramos Sucre: poeta, educador y diplomático; entre muchos otros personajes destacados y de reconocida trayectoria en el ámbito de la cultura, la política y el deporte.

Se esperaría que esta ciudad, tocada por las aguas del Mar Caribe, por ser la más antigua de América, fuese una gran urbe, con infraestructuras y tecnología de vanguardia; con altos índices de crecimiento económico y ejemplar en la prestación de servicios públicos y privados; pero la realidad es todo lo contrario. Es una ciudad emergente, rica en historia y con gran potencial turístico, pero se quedó en los laureles del desarrollo; principalmente como consecuencia de una administración pública local deficiente, ineficaz y paupérrima, presidida, durante los últimos 12 años, por el Partido Socialista Unido de Venezuela, (PSUV). 

A partir del año 2015, año que coincidió con el quincentenario de Cumaná, dio inicio en nuestro país el declive de los servicios públicos producto de la Emergencia Humanitaria Compleja.

Como consecuencia de esta emergencia, no solo hay deficiencia en los servicios básicos o esenciales, sino que no hay fuentes y cifras oficiales que den cuenta de ello. A esta falta de cifras, se le conoce como “opacidad”. 

En Venezuela, a pesar que la Constitución en sus artículos 51 y 143 contempla el derecho al acceso a la información pública, desde 2013 los datos públicos son un secreto de Estado.   Ante la existencia de datos oficiales, son las organizaciones de la sociedad civil quienes recaban y publican datos que resultan desgarradores.

Entre las muchas organizaciones que arrojan luz sobre esta falta de información oficial, el Grupo Social CESAP; a través de su proyecto Observatorio de Políticas Públicas Municipales “La Gente Propone”, (LGP) presente en 12 municipios del país desde el 2014, (uno de ellos, el municipio Sucre (Cumaná), del estado homónimo; visibiliza la situación en la que se encuentran actualmente los servicios públicos en el país y articula propuestas que salen desde los mismos ciudadanos, fomentando así la corresponsabilidad con el Estado.

Para poder visibilizar esta información, se extrajeron datos del medio local “Azulejo Digital” (en Instagram @azulejo.digital) y su página web azulejodigital.net; así como la Fundación “Somos Cumaná”: @somoscumana y, el observatorio de Políticas Públicas Municipales “La gente Propone Cumaná” a través de su cuenta oficial de Instagram: @cumana_propone.

Para la recopilación de estas cifras a través de las fuentes anteriormente mencionadas se hizo con un exhaustivo seguimiento durante todo el año 2021.

Electricidad

En septiembre de 2021; 54.3 % de las personas encuestadas por el observatorio “La Gente Propone Cumaná”; manifestó suspensiones continuas del servicio eléctrico durante ese mes; siendo Valentín Valiente la parroquia más afectada de la capital sucrense.

Las interrupciones en el suministro eléctrico van desde 2 hasta más de 6 horas. Interrumpiendo así la jornada comercial, laboral y educativa; además de la preocupación de la ciudadanía por lo perjudicial que puede resultar esto para sus equipos electrónicos.  De acuerdo con el portal de noticias azulejodigital.net. En agosto del pasado año, 65.7 % de los consultados asevero que los apagones fueron aún más prolongados.

En tal sentido, la electricidad figuró en septiembre de 2021 como el servicio público con mayores fallas en el municipio, de acuerdo a las 35 comunidades que participaron en la encuesta.

El 13 de octubre de 2021, @somoscumana, denunció la explosión de transformadores eléctricos en el barrio Cruz Salmerón Acosta, dejando sin servicio eléctrico a la comunidad por alrededor de 24 horas.

El 24 de octubre, de acuerdo a @azulejo.digital, se derrumbó el tendido eléctrico del mercado municipal de Cumaná, “luego de que un poste cayera y arrastrara tras de sí a otros cuatro” lo que dejó como consecuencia un corte de energía durante varias horas a las comunidades adyacentes al sector.

Más recientemente, (1/11/2021) habitantes la Urbanización Nueva Cumaná; protestaron en la Av. Cancumure por fallas en el servicio eléctrico, específicamente por la falta de la fase 220, durante más de 18 días.

Agua Potable

Durante el mes de mayo 2021, en la encuesta realizada por el observatorio, 2.9 % respondió, que no recibían el servicio de agua potable desde hace mucho tiempo; 2.9 % que lo reciben durante 2 a 3 días de la semana; y 94.3 %reciben el servicio todos los días a la semana, pero nunca durante las 24 horas continuas; de estos últimos; 42.9 % dice que el agua sale turbia (sucia) desde sus tuberías.

El 24 de noviembre azulejodigital.net publicó que varios conjuntos residenciales de la avenida Cancamure presentaron serias fallas en el servicio de agua potable durante todo el año, de acuerdo con el testimonio de algunos vecinos; “no han tenido acceso al recurso hídrico en todo el 2021”.

Gas Doméstico

Para el mes de mayo de 2021, 57 % de las personas encuestadas, afirmó que no había ventas de cilindros de gas desde el mes de abril del mismo año; a 34.3 % les venden cilindros de gas una vez al mes y solo el 8.6 % recibe suministro de gas permanente por tuberías. Por lo que 71.4 % de los partícipes de esta encuesta dicen verse obligados a usar hornillas eléctricas (si es que una falla en este servicio no se lo impide). Y en plena ciudad; 11.4 % cocinan a fogón o leña.

De acuerdo con datos publicados por @azulejo.digital el 20 de agosto de 2021; los habitantes de la comunidad “Cuatro Esquinas” protesta en la calle, impidiendo el paso vehicular como una forma de exigir respuestas luego de varias semanas esperando la devolución de los cilindros de gas contenedores.

Aseo Urbano

En cuanto a la recolección de desechos sólidos, en mayo de 2021, el 68.6 % señaló que este servicio es inexistente en su comunidad; 5.7 % sostiene que el camión recolector de desechos pasa una vez al mes; 2.9 % cada 15 días; 17.1 % una vez por semana; 2.9 % que pasa en rutas y horarios ya establecidos mientras que, el 2.9 % destacó que el servicio es inter diario.

En cuanto a la disposición de los desechos 22.9 % cree que la misma se hace en lugares autorizados; 37.1 % asegura que estos son acumulados en botaderos satélites (no autorizados); 17.1 % acumula y quema los desechos; 22.9 % pagan a un particular para su recolección y final disposición.

Movilidad ciudadana (transporte público)

En el mes de julio “La gente Propone Cumaná” realizó una investigación, referente al transporte público en la ciudad. Durante ese mes el precio del pasaje sufrió dos aumentos y gran parte de los encuestados manifestó entender la necesidad de estos incrementos, pero a su vez pedían el cabal cumplimiento de las rutas por parte de los transportistas y mayor vigilancia por parte de la alcaldía.

77.1 % de los encuestados dijo que todas las semanas se subía el monto del pasaje sin consultar de forma arbitraria.

Aguas residuales

A través del medio local “Azulejo Digital” se puede constatar el grave problema que enfrenta Cumaná en cuanto a las aguas negras. Esta situación se volvió algo “común” en la ciudad.

De acuerdo a este medio de noticias regionales, a principios de 2021 (06/01/2021) los vecinos de la Urbanización San Miguel denunciaron el colapso del sistema de drenaje de aguas residuales. En abril del mismo año, fueron los habitantes de la comunidad de Campeche (quienes desde hace más de dos años padecen el desbordamiento de aguas negras) y, más recientemente -en octubre 2021- los residentes de la Urbanización Santa Ana, (ubicada en la misma comunidad de Campeche), manifestaron su preocupación por este problema que no había sido atendido y al cual catalogan como una “crítica situación de insalubridad”.

En mayo de 2021, vecinos de la Urbanización Villa Olímpica, alegaban tener varios meses con el problema de desbordamiento de aguas negras. Misma situación manifestaron los habitantes del parcelamiento Miranda, quienes destacaron que, incluso, dentro de las mismas casas se desbordaban las aguas residuales; y en el mes de octubre, estos mismos vecinos hacen un nuevo llamado a las autoridades, ya que no habían sido escuchados ni atendidos.

En septiembre, fue el turno los residentes de Tres Picos quienes, a través de una protesta de calle, exigieron la solución inmediata de los botes de aguas negras en el sector, después de haber hecho durante mucho tiempo numerosas denuncias.

El día 29 de noviembre 2021, @azulejo.digital publicó a través de su cuenta en redes sociales que habitantes del Barrio Bolivariano, denunciaron más de un año del colapso de un bombeo cercano a la comunidad y por ellos, se han visto afectadas cerca de 300 familias; que a diario deben enfrentar diferentes patógenos y olores putrefactos del sitio.

Estos vecinos manifestaban que son ellos mismo quienes “se encargan de la limpieza del área, además de drenar sus viviendas para tratar de mantener el orden en las mismas”; aseguran haber denunciado esta problemática varias veces ante la alcaldía e Hidrocaribe. (ente público local competente en la materia); no obstante, no han sido atendidos.

El Mercado Municipal de la capital sucrense, tampoco es ajeno a esta realidad; desde hace años “se venden los alimentos entre aguas negras”, como destaca en su página web azulejodigital.net.

Tampoco puede dejar de mencionarse el alto grado de contaminación que enfrenta la bahía cumanesa debido a la descarga sin control de aguas residuales no tratadas, con las consecuencias para la salud de los cumanenses que esto acarrea.

Caso UDO: derecho a la educación y a la seguridad ciudadana.

Resulta casi imposible hablar de la ciudad de Cumaná, y no mencionar a la Universidad de Oriente, “La Casa más Alta”. La cual, desde el año 2017 ha sido saqueada y vandalizada, primero por los llamados “colectivos” durante las protestas en contra del gobierno nacional, liderada principalmente por estudiantes universitarios. Las represiones, persecuciones y hostigamiento contra algunos dirigentes estudiantiles, sumado a la Emergencia Humanitaria Compleja que, en su momento más agudo, obligó a muchos estudiantes udistas a abandonar las aulas de clases e incluso, migrar fuera del país en búsqueda de mejores condiciones de vida.

Pero no solo migraron estudiantes, también lo hicieron docentes, personal obrero y administrativo, quienes abandonaron sus cargos debido a la insuficiencia de salarios; dejando a la universidad más importante y más antigua del oriente venezolano (68 años cumplidos el 21 de noviembre de 2021); a su suerte.

Las aulas y pupitres vacíos, de 40 estudiantes por sección, se redujeron a entre 10 y 15, profesores sin carga académica e  inseguridad ciudadana dentro de las instalaciones: robos constantes que no solo se limitaba a las pertenencias personales de los estudiantes y docentes, sino también a vandalismos y hurtos hacia el patrimonio de la universidad; vandalismo con ensañamiento, lo que repercutió en la posterior migración a la virtualidad o, a buscar espacios fuera de la universidad por representar una amenaza a la integridad de la comunidad universitaria.  

Cuando llegó la cuarentena por Covid-19 en marzo de 2020 a Venezuela, los estudiantes de la UDO ya tenían un año estudiando a través de la modalidad “on-line”.

A través de azulejodigital.net se pudo conocer que el 28/05/2021, bajo el lema “¡La UDO no se rinde!”, un grupo de estudiantes, profesores y egresados de la Casa Más Alta, se concentraron en Cumaná para recordarle a la colectividad que siguen apostando a su centro de estudios. Además, de invitar a otros compañeros y a la sociedad civil a unir esfuerzos para recuperar el campus universitario.

El 15 de septiembre de 2021; ante el llamado al regreso a clases presenciales en todos los niveles educativos por parte del ejecutivo nacional, la rectora de la Universidad de Oriente (UDO), Milena Bravo, expresó una entrevista ofrecida al Circuito Éxitos y plasmada en la página noticierodigital.comque “no estaban dadas las condiciones para un regreso a clases de manera presencial por dos factores principales: robos en las instalaciones y vacunación contra el coronavirus”.

Bravo indicó que los cinco núcleos (Sucre, Nueva Esparta, Anzoátegui, Monagas y Bolívar) y las cuatro extensiones de esa casa de estudios “no han escapado de la barbarie de los asaltantes, que han arrasado con los insumos de dichas instalaciones donde no hay ni pupitres para que los estudiantes se puedan sentar”. Destacó que particularmente al núcleo Sucre (Cumaná) es “imposible volver”, eso “sería un acto irresponsable”.

Servicios públicos con perspectiva de género.

Las deficiencias en la prestación de los servicios públicos afectan tanto a hombres como a mujeres, pero de acuerdo al Informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem) 2009, las últimas resultan afectadas de manera diferente y de forma más aguda, particularmente si son pobres.

De acuerdo a dicho informe, esto es así porque “ellas dependen más de los servicios sociales públicos que alivian la carga del trabajo doméstico no remunerado que recae de forma desproporcionada sobre sus hombros: Limpiar, cocinar y cuidar de los miembros dependientes de la familia (niños, ancianos, personas con discapacidad, entre otras)”.

En el caso de la capital sucrense, son las mujeres cumanesas, las que suelen encabezar las protestas, solicitudes de exigibilidad y denuncias.

Lo cierto es que los servicios públicos como el agua, la educación, salud y seguridad ciudadana, entre otros, son el ámbito donde se pone a prueba la eficacia de los gobiernos locales, regionales o nacionales; estos forman parte de los Derechos Humanos, por lo tanto son universales y progresivos; formando parte de los DESCA (Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales) y representan la base esencial para que el ser humano pueda desarrollar sus capacidades, es decir, son estos derechos en condiciones adecuadas y suficientes, los que posibilitan a las personas y sus familias gozar de un nivel de vida optimo; fijando los estándares mínimos de bienestar que debe cubrir el Estado.

La cultura de la negligencia y kakistocracia*; tienen hoy en el abandono y la miseria a una de las ciudades que, en sus mejores momentos, fue considerada la Atenas venezolana, El Puerto de las Perlas, La Tierra donde nace el Sol, La Ciudad de los Atardeceres Mágicos; es por eso, que el alcalde re-electo el pasado 21 de noviembre y el nuevo gobernador, deberían hacer frente a solucionar el colapso de los servicios públicos de esta entidad, como una deuda pendiente con el pueblo sucrense.

Los servicios públicos son esenciales en las sociedades democráticas basadas en el Estado de Derecho; fomentan la dignidad de los ciudadanos y la inclusión igualitaria; por lo tanto, se hacen imprescindibles para la satisfacción de los derechos humanos, porque fomentan una menor desigualdad. Además, los servicios públicos contribuyen a la productividad laboral y a la estabilidad macroeconómica necesaria para el crecimiento y desarrollo de una ciudad.  

La desesperanza implantada por años de desidia se debate a lo interno de los cumaneses con su natural resiliencia, como si de luz y oscuridad se trataran. Todos los días es un momento propicio para reflexionar y replantearse lo que cada uno hace y aporta para la ciudad; bien sea desde afuera de las fronteras de Cumaná, de Venezuela o de los que aún permanecen librando batallas internas y externas, desde el corazón de las comunidades populares de la tierra donde nace el sol.

Hay que rescatar a Cumaná antes de que se conviertan en el olvidado “Ortiz” de Casas Muertas de Miguel Otero Silva o el efímero “Macondo” de Gabriel García Márquez.

*Kakistrocracia: Proviene de los étimos griegos κάκιστος (kàkistos), ‘el peor’, y κράτος (kratos), ‘gobierno’. Designa, esencialmente, a un gobierno formado por los más ineptos, los más incompetentes, los menos calificados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *