COMUNICADO SOBRE LA MISIÓN INTERNACIONAL INDEPENDIENTE PARA DETERMINACIÓN DE LOS HECHOS DE LAS NACIONES UNIDAS

Coalición por Venezuela, federación que agrupa a más de 90 organizaciones civiles en 21 países y cuyo objetivo es atender a la comunidad migrante y refugiada venezolana, velar por la defensa de los valores democráticos, el estado de derecho, la libertad y los derechos humanos, ante el vencimiento del mandato de la Misión Internacional Independiente de Determinación de los Hechos del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, manifiesta lo siguiente:

PRIMERO: Hacemos un especial reconocimiento a esta Misión y a sus integrantes por la labor realizada desde septiembre de 2019, fecha de su creación, y prorrogada en septiembre del 2020, con el fin de investigar ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes cometidos de forma sistemática y generalizada en Venezuela, al menos desde el año 2014.

Agradecemos los esfuerzos realizados para que, de una manera independiente, se informe a la comunidad internacional sobre los hechos ocurridos y que siguen ocurriendo en Venezuela, con el fin de un cese definitivo a la impunidad.

El rol de esta Misión ha sido fundamental para establecer en su primer informe, que existen motivos suficientes para creer que en Venezuela se han cometido crímenes de lesa humanidad y en un segundo informe, para documentar la falta de independencia judicial, la impunidad por las violaciones de derechos humanos y la existencia de un sistema que anima a los agentes de Estado a seguir cometiendo estos crímenes.

SEGUNDO: Consideramos que la renovación de la Misión de Determinación de los Hechos que vence el próximo mes de septiembre, es fundamental e imperiosa por las razones que exponemos a continuación:

1) Las razones que sustentaron la creación de la Misión no han cesado. En Venezuela continúan las ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, persecuciones políticas, detenciones arbitrarias, torturas y otros tratos crueles e inhumanos o degradantes.

2) En Venezuela impera la impunidad, la ausencia de imparcialidad y de mecanismos de reparación a las víctimas dentro del sistema judicial interno. Mientras exista la falta de independencia de poderes y los perpetradores continúen exentos de investigación, esta Misión seguirá siendo una herramienta indispensable para determinar la verdad de los hechos.

3) Si bien la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, a través de la firma de un memorándum de entendimiento con el gobierno venezolano para el monitoreo de la situación de los derechos humanos dentro del terreno, han hecho su mejor esfuerzo para ofrecer asistencia técnica, el equipo ha sido objeto de ataques y represalias por parte del régimen cada vez que denuncia violaciones de derechos humanos. Esto afecta a la realización de una investigación sólida que pueda servir para determinar la responsabilidad de los perpetradores y su cadena de mando, y existe además el riesgo de que se revoque la invitación a quedarse.

4) La intervención de la Corte Penal Internacional es complementaria a la justicia nacional según disposición del Estatuto de Roma. Esto quiere decir que esta Corte actúa únicamente cuando los tribunales nacionales no pueden o no quieren investigar.

La Misión de Determinación de los Hechos reveló en su informe la falta de independencia del sistema de justicia de Venezuela y su complicidad, prueba ello de su falta de interés en investigar y enjuiciar estos abusos, así como de penar las cadenas de mandos medios y altos. Es por ello por lo que la investigación de la Misión complementa a la Corte Penal Internacional y le servirá para determinar responsabilidades penales individuales y de la cadena de mando. Su gestión continuará documentando y haciendo visibles los problemas estructurales presentes en la justicia venezolana y sus conclusiones servirán de insumo para la investigación de la Corte Penal Internacional, así como también al Consejo de Derechos Humanos y otros órganos internacionales encargados de velar por los mismos.

5) A pesar de la existencia de acuerdos con la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU y la Corte Penal Internacional, el régimen venezolano no ha realizado ningún cambio estructural genuino, ni investigaciones para establecer responsabilidades en la cantidad de los delitos cometidos y se han eludido las recomendaciones hechas por estos organismos. Los informes de la Misión y su documentación son esenciales para vigilar los progresos en el sistema de justicia o su ausencia.

6) La Misión es un instrumento que sirve para disuadir de la comisión de nuevos crímenes, contribuyendo así a una mayor protección ciudadana.

TERCERO: Considerando lo anteriormente expuesto y en vista que las ejecuciones extrajudiciales, torturas, detenciones, persecuciones, ataques a la prensa independiente y presos políticos continúan en Venezuela; que deben continuar exponiéndose los actos de corrupción judicial y la impunidad en el sistema de justicia venezolano como una de las principales causas de la crisis humanitaria en este país; que la Misión de Determinación de los Hechos ha servido para lograr un mayor reconocimiento de estos actos atroces dentro de la comunidad internacional; exhortamos al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a que el mandato de la Misión Independiente de Determinación de los Hechos sea renovada una vez venza en septiembre de este año.

Sólo realizando una investigación efectiva, imparcial e independiente de intereses particulares, podremos garantizar que los responsables comparezcan ante la justicia, que exista una reparación a las víctimas de estos actos y que finalmente se logre una verdadera justicia en Venezuela.

A los catorce días del mes de septiembre de 2022.

Comisión de Defensa de la Democracia

Coalición por Venezuela