Cáritas: tres niños fallecieron por desnutrición entre agosto y septiembre en Portuguesa

Este programa de atención a niños y embarazadas con déficit nutricional de Cáritas está presente en seis de los siete municipios del cono norte de Portuguesa

El Pitazo

(05-10-2022) La desnutrición infantil sigue presente en los sectores vulnerables del estado Portuguesa. Entre finales de agosto y comienzos de septiembre de este 2022, tres niños menores de dos años murieron por este flagelo en comunidades del cono norte de la entidad llanera.

Las víctimas pesaban menos de seis kilos. Cuando recibieron atención, ya fue demasiado tarde. Así lo contó Amelia Celis Véliz, coordinadora del Sistema de Alerta y Monitoreo a la Desnutrición en los Niños (Saman) de Cáritas, de la Diócesis de Acarigua-Araure.

Este programa de atención a niños y embarazadas con déficit nutricional está presente en 6 de los 7 municipios del cono norte de la entidad. Hasta el último de septiembre, el voluntariado de Cáritas pesó y evaluó a 2.713 niños y atendió a 1.084 que ya pasaron a formar parte del sistema de monitoreo con tratamiento nutricional.

«El programa Samán está presente en 22 parroquias de 6 de los municipios de la Diócesis de Acarigua-Araure, solo nos falta San Rafael de Onoto, y a pesar de que el voluntariado se sigue sumando en la atención de los niños y que cada vez se hacen más jornadas y más niños son atendidos en los viveros, nos entristecen estas cifras porque nos indica que la desnutrición, como flagelo, se está propagando», dijo Celis Véliz a El Pitazo.

Sobre los niños fallecidos, explicó que 2 eran del barrio 15 de Marzo, en la zona sur de Acarigua, y el tercero del municipio Agua Blanca. «Tenían entre año y medio y 2 años. Con 18 meses pesaban 4 kilos, y el de 2 años, apenas 6 kilos. Lamentablemente en el momento en que llegaron al programa ya se encontraban en situaciones tan críticas que no hubo forma de recuperarlos«.

La coordinadora del programa explicó que los casos fueron pasados al Hospital Materno Infantil Dr. José Gregorio Hernández y el Hospital Dr. Jesús María Casal Ramos de Acarigua-Araure. «Pese a la atención, ya estaban muy deteriorados. Una de las madres terminó migrando a Colombia».