Caleidoscopio Humano participó en el Festival de Cine de DDHH, “Miradas Diversas”

Caleidoscopio Humano presentó “Trochas de la Información”, un documental realizado en el año 2020, en medio de la pandemia por Covid19, por jóvenes participantes de Fábrica de Cine IV.

Emmanuel Rivas/Caleidoscopio Humano

(12-12-2021) La tercera edición del Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos, Miradas Diversas se realiza en Venezuela desde el 2 de diciembre y se extenderá hasta el domingo 12 de diciembre.

Como parte de esta actividad, Caleidoscopio Humano realizó un cine foro sobre el cortometraje “Trochas de la Información, una pieza audiovisual realizada en el año 2020, en medio de la pandemia por #Covid19 y como parte del trabajo del Circuito Gran Cine en la Fábrica de Cine IV, un programa de formación audiovisual que promueve la defensa y discusión de los Derechos Humanos

En el cine foro participó Gabriela Buada Blondell, periodista, activista, defensora de derechos humanos y directora de Caleidoscopio Humano y Luis Carlos Diaz, reconocido comunicador social y ciber activista.

“Cuando vimos el corto de ‘Trochas de la Información’, nos conmovió mucho pues, deja en evidencia cómo, poco a poco, se han ido normalizando los ataques, la persecución y el hostigamiento contra periodistas y con ello la vulneración a la libertad de expresión”, comenzó diciendo Gabriela Buada quien agregó que los medios de comunicación y los periodistas requieren del respaldo de los ciudadanos; “este es un derecho que no compete solo a los periodistas, sino que involucra a todas las personas quienes tienen el derecho a estar informadas”.

Un Estado que oculta información, es un Estado que vulnera los DDHH

El periodista Luis Carlos Diaz destacó que la libertad de expresión comienza por el acceso a la información; “cuando un Estado no rinde cuentas a sus ciudadanos, es un indicio de que se están violando los derechos humanos”.

“Tenemos que ver la libertad de expresión no desde el simple hecho de poder decir algo; también desde el costo social para las personas. No hay perspectivas de futuro si no se está echando el cuento como es”, aseguró Luis Carlos.

Los medios de comunicación en Venezuela no están informando. Los periódicos no tienen papel, muchas emisoras de radio fueron cerradas y otras censuradas, mientras que los canales de televisión siguen una línea que les garantice continuar con sus transmisiones. Esto ha generado un entorno que no es sano para el derecho que tienen las personas a estar informadas.

Ante este escenario, Luis Carlos Diaz asegura que es raro que un ciudadano en Venezuela esté informado. “Y es raro porque no hay por dónde informarse. Hay que crear estrategias de masificación, para informar a la gente y que, a su vez, esa información sea tan llamativa que quieran compartirla una y otra vez. Tenemos mucho trabajo por hacer”.

“Las trochas” para poder informarse

La hegemonía comunicacional instaurada en Venezuela y la censura impuesta a medios de comunicación; ha obligado a que las personas busquen otras alternativas para informarse. Las redes sociales llevan la delantera. Sin embargo, la información que allí se transmite no es del todo cierta o confirmada, lo que en muchas ocasiones genera desinformación.

Esto ocurre porque las personas ya no confían en los medios de comunicación tradicionales y sienten que son silenciados, que sus exigencias no son transmitidas y que, por el contrario, se muestra una realidad alejada de la que se vive día a día en medio de la Emergencia Humanitaria Compleja y la crisis sanitaria mundial.

“Los medios de comunicación deben fortalecerse, y con ello rescatar la confianza de sus periodistas, pero, este es un trabajo de todas y todos. Y no solo debemos luchar porque haya libertad de expresión, sino todos los derechos. Hay que educar y construir”, enfatizó Gabriela Buada, directora de Caleidoscopio Humano, una organización que busca contribuir en la construcción de un periodismo humano que denuncie y visibilice las vulneraciones a los derechos humanos.

En este sentido, Luis Carlos Díaz consideró la libertad de expresión como un “derecho trampolín” que permite exigir otros; “es una suerte de derecho al servicio de los demás derechos. Por eso es necesario protegerlo, que se fortalezca y ser pensado para la reivindicación de los otros derechos”.

“Trochas de la Información” es un corto que muestra la censura existente en Venezuela en la voz de periodistas, comunicadores y activistas que se han visto amenazados, hostigados y encarcelados por informar. Es un grito en defensa del derecho a la libertad de expresión y el acceso a la información.

La actividad también contó con la participación de Iván Zambrano Bencomo, director del festival quien destacó que este año se han realizado 38 cine foros y han participado organizaciones de 11 ciudades de Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *