Pobreza: un lugar común en miles de hogares venezolanos

La Encovi refleja un incremento en la severidad de la pobreza en el país y la dificultad de los venezolanos para lograr la superación

Wanda López Agostini/ Caleidoscopio Humano

La Encuesta Nacional sobre Condiciones de Vida 2021 (Encovi), presentada por la Universidad Católica Andrés Bello, arrojó que la pobreza en Venezuela afecta al 94.5 % de la población. Luis Pedro España destacó dos de los factores que han generado esta problemática: fallas en la adquisición de combustible a nivel nacional y las medidas preventivas contra el COVID-19. 

Venezuela es el país más desigual de América, así lo deja ver el coeficiente de Gini y las conclusiones arrojadas por la Encovi. En 2021, 1.3 millones de personas se quedaron sin trabajo y solo el 40 % de los empleos en el país pertenecen al sector formal. 

Estas cifras dejan ver un incremento del 20 % en los negocios por cuenta propia y la disminución del empleo público, que se ubicó en 22 %. “En Venezuela no hay donde trabajar y, además, el empleo vulnerable afecta a 57% de los ocupados”, comentó España. 

Las cifras de la pobreza

Cada 17 de octubre se conmemora el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Esa fecha es propicia para recordar que ese día, en 1987, más de 100.000 personas se reunieron en la plaza del Trocadero de París, en Francia, con la intención de homenajear a quienes han sido víctimas de la pobreza extrema, la violencia y el hambre. 

Entre consignas dejaron saber que la pobreza es una clara violación a los derechos humanos y que es necesario unir fuerzas para que las estadísticas disminuyan. Esta importante misión es el primero de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030: Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.

El Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) mundial, realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Iniciativa de Oxford para la Pobreza y el Desarrollo Humano, demuestra que 1.300 millones de personas en el mundo viven en pobreza multidimensional. 

África subsahariana lidera el conteo, con 553.3 millones de afectados; seguido por Asia Meridional, con 531.7 millones de personas en situación de pobreza; el tercer lugar lo ocupa Asia oriental y el Pacífico, con 111.2 millones; Europa y Asia central se ubican en la cuarta posición, con 1.1 millones; los Estados Árabes cuentan 49.6 millones y, finalmente, América Latina y el Caribe con 37.4 millones.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) destaca que la pobreza extrema se acrecentó en las últimas dos décadas, afectando a 12.5 % de la población. 

México, Honduras y Ecuador fueron las naciones en las que el nivel de pobreza extrema se elevó durante el año 2020, según lo publicado por Cepal. Lo contrario ocurrió en Brasil y Panamá, donde este indicador pasó de 5.5 % a 1.4 % en el primer caso, y de 6.6 % a 6.6 % en el segundo. 

¿Cómo hacerle frente a la pobreza?

La organización Ayuda en acción comparte algunas recomendaciones para luchar contra la pobreza en el mundo:

  1. Terminar con el hambre y la malnutrición: El hambre es la principal consecuencia de la pobreza, pero también una de las causas. El no tener una alimentación adecuada puede generar mortalidad infantil, además, también ralentiza el desarrollo físico e intelectual de las personas. 
  2. Lograr una mejor cobertura de salud para la población: Debido a la pobreza, los ciudadanos no pueden acceder a los tratamientos de salud que necesitan. Sin contar que una población con padecimientos no atendidos, impiden que se desarrollen económicamente. 
  3. Tomar en cuenta el cambio climático: Los desastres naturales generan pérdidas humanas y materiales. Estas catástrofes provocan la destrucción de cultivos, infraestructuras y ganado, lo que conduce a la caída de la producción alimentaria. Generando un gran impacto en la seguridad alimentaria en la población más vulnerada. 

Es imperativo que se apoye a las clases más desfavorecidas a reducir los niveles de vulnerabilidad a los que pueden enfrentarse debido a los efectos del cambio climático. 

  1. Acceso a la educación de calidad: La educación es el mejor instrumento para hacerle frente a la pobreza y derribar las barreras que se pueden presentar en la infancia y adolescencia. Es necesario que los Gobiernos garanticen el acceso a la educación inclusiva, igualitaria y de calidad. Esta acción le brinda mayores oportunidades a la población. 
  2. Incrementar la inversión en el desarrollo de regiones y comunidades empobrecidas:  Los programas de desarrollo y las alianzas internacionales ayudan a erradicar la pobreza. Con estas acciones se atacan sus consecuencias desde distintas áreas. 
  3. Frenar la desigualdad de género: “La pobreza tiene rostro de mujer y la desigualdad de género es una barrera más (…) La brecha de género a nivel educativo y salarial, el acceso a la propiedad de la tierra y a puestos de responsabilidad o la falta de participación de la mujer en la sociedad son algunos de los signos de esta desigualdad”, comenta la organización. 

Recuerdan que para acabar con la pobreza se debe ofrecer a las mujeres las mismas posibilidades de desarrollo que al resto de la población e implementar políticas públicas que acaben con la discriminación. 

La ONU destaca que si los países ricos destinan el 1 % de sus ingresos a combatir la pobreza, en 20 años se podría lograr la erradicación de la pobreza. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *