Nunca nos aceptarán: Así es la vida de un homosexual en Afganistán

Fuente: CC News

Toda la comunidad LGBT está en grave riesgo ante la Ley Islámica aplicada por el nuevo gobierno de los talibanes.


Ante la llegada de los talibanes al gobierno de Afganistán, las minorías temen por su futuro ante un régimen que aplica la Ley Islámica de forma estricta y despiadada. En las últimas semanas, y con toda justicia, las mujeres han aparecido en los titulares mundiales, debido a la gran discriminación que sufren a través de increíbles restricciones. No obstante, ellas no son las únicas con miedo. ¿Qué pasa con los homosexuales en Afganistán? Su situación, así como la de toda la comunidad LGBT, está al límite.

Homosexualidad en Afganistán

En un nuevo reporte de la BBC desde Afganistán, Abdul, el seudónimo que utiliza por seguridad, se declara abiertamente como un homosexual en riesgo dentro de las fronteras de aquel país. Antes de la llegada de los talibanes, si el joven de 21 años hubiera hecho público que es gay, podría haber sido detenido y juzgado ante tribunales. Ahora, con el gobierno talibán, su escenario es peor: “yo sería asesinado en el acto”. Partiendo de que los talibanes se rigen por la aplicación estricta de la Ley Islámica (sharia), la homosexualidad se castiga con la muerte. No hay alternativa. Si los talibanes descubren que eres gay, tu destino está sentenciado.

Miedo a los talibanes

Abdul comenta que él nunca ha experimentado la dureza del régimen talibán, ya que, con apenas 21 años, toda su vida se desarrolló en la época de transición que fue consecuencia de la intervención de Estados Unidos en Afganistán. Los talibanes no estaban en el poder. “Como homosexual, me matarían al instante. Escuché a mis padres y abuelos hablar sobre los talibanes, pero, es algo que no me había tocado vivir. Los había visto en las películas y, ahora, esto es como estar en una película”.

En Kabul, Abdul estaba a punto de presentar sus exámenes finales en la universidad y tiene una relación de tres años con su novio. Todo eso, al momento, se acabó. “Están matando a civiles. No creo que jamás pueda hablar frente a ellos. Como homosexual en Afganistán, no puedes mostrarte siquiera frente a tu familia o amigos. Si me expongo ante mi familia, tal vez me golpeen o tal vez me maten. Mis estudios iban a la perfección. Había vida en la ciudad y había mucha gente en la ciudad. Ahora, no hay futuro para nosotros. No creo que pueda continuar con mi educación. He perdido el contacto con mis amigos y mi pareja está atrapada en otra ciudad con su familia. No podemos vernos”.

Foto: EFE

Ya no hay esperanza

Como ha pasado por el pensamiento de muchas mujeres, Abdul, un hombre que es parte también de una minoría, ha llegado a la conclusión de que su vida ya no tiene sentido en Afganistán. “Estoy en una depresión grave. Yo no quiero vivir este tipo de vida. Quiero un futuro en el que pueda desarrollarme libremente y que no me nieguen poder ser gay aquí. Si los talibanes llegaran a aceptar a las mujeres en el gobierno o en las escuelas, eso nunca pasaría con los homosexuales. Nunca nos aceptarán. Nos matarían a todos en el acto”.

Dentro de todo el caos que vive Afganistán, salir del país parece la única alternativa ante la desesperación. “Espero encontrar una forma de irme del país. Solo quiero decir si alguien me está escuchando, que como joven tengo derecho a vivir con libertad y con seguridad. Tengo 21 años. Toda mi vida la pasé sumido en una guerra con bombas y perdiendo a muchos amigos y familiares. Recen por nosotros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *