Las violaciones a la libertad de expresión fueron cotidianas durante el mes de julio en Venezuela

Fuente: El Diario

Las detenciones arbitrarias contra ciudadanos por denunciar irregularidades son parte de los hechos más alarmantes que se registraron el mes pasado



El régimen de Nicolás Maduro incurre en violaciones contra la libertad de expresión de forma cotidiana en Venezuela. En el mes de julio se evidenció esto, porque en ese periodo se registraron al menos 26 de estos hechos en el territorio nacional. 

La organización no gubernamental (ONG) Espacio Público documentó las arbitrariedades en su informe correspondiente al mes de julio. Destacó que en estas violaciones actúan organismos de seguridad del Estado, instituciones dirigidas por el régimen y atacantes informáticos. 

Estos casos comprenden métodos de hostigamiento, intimidación y censura a periodistas y medios de comunicación. Sin embargo, también se han visto vulnerados varios ciudadanos, cuya intención era informar la crítica situación del país. 

Las detenciones arbitrarias a civiles que denunciaron hechos irregulares son algunas de las violaciones a la libertad de expresión más alarmantes del último mes. 

Caso de los activistas de FundaRedes
Javier Tarazona, Rafael Tarazona y Omar de Dios García, director y activistas de FundaRedes respectivamente, fueron detenidos el 2 de julio luego de consignar una denuncia en la sede del Ministerio Público, en el estado Falcón.

Los activistas estaban en la entidad para desarrollar actividades formativas, pero acudieron a la Fiscalía porque notaron que eran acosados y perseguidos por funcionarios de seguridad regionales.

Estefanía Miglorini, abogada de Javier Tarazona, informó el sábado 3 de julio que a los activistas se les imputó el delito de instigación al odio. Agregó que el Tribunal 3° de competencia en terrorismo libró las ordenes de aprehensión.

Tarek William Saab, fiscal general afín al régimen, dijo el 6 de julio que tanto Tarazona como los activistas Omar de Dios García y Rafael Tarazona, se encuentran detenidos en la sede de Hombre Nuevo Simón Bolívar en Caracas. Detalló que los tres están imputados por los supuestos delitos de promoción al odio, traición a la patria y terrorismo.

De acuerdo con Saab, estos ciudadanos fueron privados de su libertad luego de emitir señalamientos públicos “sin fundamento” sobre los presuntos vínculos del régimen de Nicolás Maduro con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Actualmente, los activistas continúan recluidos, pero en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) del Helicoide, en Caracas. Sus abogados han denunciado constantemente que la salud de Javier Tarazona se ha deteriorado en el sitio, pero el organismo no ha tomado alguna medida al respecto.

Caso de la enfermera Ada Macuare

El miércoles 21 de julio, fuerzas de seguridad del régimen de Nicolás Maduro detuvieron a la enfermera Ada Macuare mientras estaba de guardia en el ambulatorio Alí Romero de Barcelona, estado Anzoátegui. La razón: denunciar la crisis del sector salud, pedir vacunas contra el covid-19 y un mejor salario, de acuerdo con el sindicato de enfermeros

La enfermera permaneció detenida durante 15 días en la sede de la Policía Municipal de Urbaneja. No le permitieron la visita de sus familiares ni abogados. Además, la detuvieron funcionarios que se hicieron pasar por pacientes y su audiencia de presentación la suspendieron en dos oportunidades, según explicó su abogada Ana Suniaga a la organización Espacio Público. 

Macuare tenía 40 días como jefa del área de enfermería del hospital de Barcelona cuando la capturaron. Debido a esto, lideraba al sector salud de la entidad durante protestas para exigir mejores condiciones de trabajo.

El juzgado dictó como centro de reclusión la sede de la Policía Municipal de Urbaneja. Posteriormente, sus abogados solicitaron una revisión de la medida para lograr la libertad de Macuare antes de los 45 días establecidos. 

El jueves 5 de agosto la trabajadora de la salud fue excarcelada, pero debe presentarse cada 30 días en tribunales. 

Hostigamiento durante coberturas periodísticas en el mes de julio
Uno de los sucesos más relevantes del mes de julio fueron los enfrentamientos y operativos policiales en la Cota 905 y otros sectores del oeste de Caracas. Estos hechos también fueron escenario de ataques a la libertad de expresión y hostigamiento.

El periodista Joan Camargo, del portal Todos Ahora, fue detenido por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en el sector de Quinta Crespo, mientras grababa una cobertura sobre el operativo policial que se llevaba a cabo en la Cota 905 el 9 de julio.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) exigió a través de Twitter el respeto al trabajo de la prensa. Además de garantías en el derecho a la información.

Tras su detención y luego de que revisaran su documentación, le exigieron que se trasladara a un comando de la GNB para la entrega de todo su equipo. Horas más tarde, el periodista publicó en su cuenta de Twitter que ya estaba a salvo.

Un incidente similar ocurrió el 5 de julio en el estado Yaracuy. Una funcionaria de la Policía estadal le pidió a Ricardo Tarazona, reportero de Qué pasa en Venezuela, que borrara el material que grabó durante una manifestación.

El argumento de la funcionaria fue que no estaba permitido grabar en el sitio. Sin embargo, el reportero continuó con su labor en esa jornada. Tarazona dijo a Espacio Público que el incidente no pasó a mayores.

Constantes fallas de conectividad
La conectividad a Internet en Venezuela se vio fuertemente afectada en el mes de julio. Por lo que el derecho de los ciudadanos a mantenerse informados también se vulneró.

La empresa Cantv reportó fallas debido al corte de fibra óptica en Punto Fijo, estado Falcón, el miércoles 14 de julio. Esto perjudicó la conexión a Internet en varias regiones del país.

Los proveedores privados de Internet Movistar y NetUno registraron fallas el 16 de julio, lo que dejó desconectados a muchos de sus usuarios.

El 21 de julio ocurrió una falla eléctrica que dejó sin energía a los estados Miranda, Aragua, Lara, Carabobo, Táchira, Yaracuy, Portuguesa, Mérida, Zulia, Anzoátegui y algunos sectores del Distrito Capital.

Este apagón imposibilitó la conexión a Internet desde algunos computadores, pero también afectó la señal de las operadoras telefónicas en el país. 

Aunque están contemplados en la Constitución, los derechos a la información y a expresarse libremente son vulnerados en el país cotidianamente. Pese a estas arbitrariedades, los medios de comunicación y las ONG como Espacio Público continúan en su labor de denunciar y brindar información a los ciudadanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *