EnClaves: La comunicación es vital para evitar el abuso sexual en menores de edad

Fuente Crónica Uno

La educación sexual es fundamental para que los niños, niñas y adolescentes tengan herramientas para reconocer cuando están ante un posible caso de acoso o abuso sexual. Fernando Pereira, educador y fundador de Cecodap, y Magdymar León, psicóloga y coordinadora de Avesa, brindaron algunas recomendaciones para tomar en cuenta en casa.


Caracas. Hay que apoyarlas y creerles. Las víctimas de acoso o abuso sexual, principalmente sin son menores de edad, temen revelar lo sucedido porque presumen que no les van a creer o serán señaladas como culpables del hecho. Para que puedan reconocer que son víctimas de un delito y revelarlo a sus familiares, o cercanos, debe existir un contexto que las apoye y no las juzgue, coinciden los especialistas. 

Hay que entender que las dinámicas abusivas son una realidad que están basadas en el abuso de poder de las personas agresoras, quienes tienen todo el control y los recursos psicológicos, emocionales y económicos para imponerse sexualmente sobre una niña y adolescente, explicó Magdymar León, psicólogo y coordinadora de Asociación Venezolana para una Educación Sexual y Alternativa (Avesa).

La ola de denuncias en redes sociales de casos de acoso o abuso sexual ha dado pie para demostrar que se ha normalizado la violencia. En los testimonios publicados, anónimos o con nombres y apellidos, las víctimas aseguran que se sintieron culpables de los hechos cuando realmente fueron sus agresores. 

El 24 de abril se viralizaron diversas denuncias en contra de Alejandro Sojo,  cantante de la banda de rock venezolano Los Colores. En la cuenta de Instagram @Alejandroestupro se publicaron capturas de pantalla, de presuntas conversaciones que tuvo con adolescentes, acompañadas de testimonios que aseguraban que fueron abusadas sexualmente. 

Esos testimonios dieron pie a que otras mujeres acusaran a músicos, directores de teatros, escritores o periodistas y que relataran sus experiencias. 

Pronunciamiento del oficial ante denuncias

El jueves 29 de abril, Tarek William Saab, fiscal designado por la extinta Asamblea Nacional Constituyente, reiteró en una rueda de prensa que la fiscalía abrió una investigación penal en contra Alejandro Sojo; Tony Maestracci, baterista de la banda Tomates Fritos, Juan Carlos Ogando director de teatro del grupo Skena, José Pepe Arceo de la organización teatral Ant Producciones y Willy Mckey, escritor de Prodavinci

Queremos destacar la importancia de la denuncia ante las autoridades competentes, es el mecanismo que permite activar la investigación penal que hace posible sancionar este tipo de perversiones y violencias que, en muchos casos, generan daños irreparables a sus víctimas.

Saab dijo que desde 2017 han solicitado 8450 imputaciones por delitos de acoso y abuso contra las mujeres, solicitaron 1676 órdenes de aprehensión y presentaron 5309 acusaciones.

El fiscal propuso una revisión de la legislación en casos de abuso sexual, para que se corrijan vacíos y evitar que los agresores puedan evadir la justicia. Proponemos que la legislación sea mejorada para brindar mayor seguridad a sectores vulnerables, particularmente menores de edad

Mckey, el escritor que fue señalado por una víctima en Twitter, se habría suicidado la tarde del 29 de abril, en Buenos Aires Argentina y la policía de ese país abrió una investigación. En su cuenta de Instagram publicó tres comunicados y en uno de ellos admitía haber cometido estupro. El escritor fue acusado por una mujer, a través de un usuario anónimo por Twitter, y él alegó que sabía de quién se trataba. 

He decidido finalmente hablar de mi experiencia de abuso con el escritor venezolano Willy McKey:
Conocí a Willy en el microteatro 2015, yo empezaba a empaparme de una movida intelectual y cultural caraqueña de la que me moría por formar parte. En el 2015, también, tenía 15 años.

— “Pía” (@mckeyabusador) April 28, 2021

El abuso sexual es un delito que hay que denunciar

Según los artículos 259 y 260 de la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (Lopnna) establece que el abuso sexual contra niños y niñas es un delito que está penado con prisión de dos a seis años.

Si el acto sexual implica penetración genital o anal, mediante acto carnal, manual o la introducción de objetos; o penetración oral aún con instrumentos que simulen objetos sexuales la prisión será de quince a veinte años, reza el artículo 259.

El artículo también establece que si el autor es un hombre mayor de edad y la víctima es una niña, conocerán los tribunales especiales previstos en la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

La psicóloga León explicó que si el abuso sexual no se detecta a tiempo corre el riesgo de que la gravedad de la situación aumente, al igual que la frecuencia de las interacciones sexuales.

El silencio solo protege a los agresores. Sabemos que el acceso a la justicia es un proceso complejo, mucha gente se frustra por muchas dificultades y trabas, pero hay que tener  presente que hay que denunciar. Mientras más se denuncian más posibilidades hay de que haya sanción a los agresores.

Una fuente de fiscalía explicó, bajo anonimato por medidas de protección, que el abuso sexual es solo cometido contra menores de edad mientras que el delito de violencia sexual implica a víctimas mayores o menores de edad.

Otro delito que debe denunciarse son los actos lascivos: Tocamientos usando la violencia o amenazas para obligar a la víctima a un acto sexual. Sin embargo este acto no implica penetración.

Los actos lascivos y la violencia sexual procede para mayores o menores de edad  y se encuentran sancionados por la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

El artículo 43 de dicha ley orgánica se refiere a la violencia sexual mediante amenazas y el empleo de violencia, puede darse por vía anal, vaginal u oral, “incluso mediante la introducción de objetos de cualquier clase por alguna de estas vías”.

Mientras que el acoso sexual son insinuaciones de índole sexual o cuando se prometen legítimas expectativas, por ejemplo, prometer un ascenso a cambio de actos sexuales. Es insinuar o hacerle comentarios sexuales a la víctima.

Crónica.Uno conversó con Magdymar León, psicóloga clínica y coordinadora Avesa, y Fernando Peirera, educador y fundador de Cecodap, quienes dieron las siguientes recomendaciones para reconocer cuando hay acoso o abuso sexual en menores de edad

  1. El elemento más importante que contribuye a proteger a los niños, niñas y adolescentes de casos de abuso es fomentar la confianza con sus familiares. Sus cuidadores deben reconocerlos, apoyarlos y creerles.
  2. Los padres deben hablar abiertamente con los menores de edad acerca de la sexualidad, esto va a permitir que ellos puedan decirles si son víctimas de abuso o acoso sexual y también les permitirá detectar alguna situación de esta naturaleza.
  3. En casa hay que explicarle a los niños, niñas y adolescentes las realidades, digerir los temas según su edad y sobre todo respetar sus límites. “Nadie te puede obligar a hacer cosas que te hagan sentir incómodo, nadie te puede obligar a darle un beso a alguien que no quieres”, por ejemplo.
  4. A los menores de edad hay que explicarles que ante cualquier hecho que los incomode, como la publicación de videos o que alguien que no quieren los toque, deben acudir con sus padres u otros familiares de confianza.
  5. Desde los primeros años de vida hay que sembrar una buena relación de los niños y niñas con sus padres, para que en la adolescencia sientan que ante cualquier hecho que los incomoden pueden acudir a sus padres.
  6. La educación sexual le va a permitir a los menores de edad conocer acerca del respeto y la igualdad de género. Esto le dará herramientas para la detección de una posible situación de abuso sexual y además le genera confianza y seguridad para revelar los hechos de abuso buscar ayuda. 
  7. Que los niños, niñas y adolescentes conozcan sus derechos les permitirá tener habilidades para diferenciar el afecto y el amor, de una situación abusiva y del chantaje afectivo. 
Cómo detectar que los niños, niñas y adolescentes podrían ser víctimas de abuso:
  1. A los menores de edad hay que mantenerlos en constante observación, de esta forma podrán notar cambios de actitud.
  2. Los cambios abruptos en el comportamiento o en sus hábitos de relaciones sociales pueden encender las alarmas.
  3. Si dejan de hablar abruptamente, no quieren salir o se encierran en su habitación. Tampoco quieren atender llamadas de sus amigos.
  4. Signos evidentes de que estuvieron llorando.
  5. Dejan de comer.
  6. Tienen problemas para dormir.
  7. El lenguaje del alma: Los padres que desarrollan empatía con sus hijos pueden detectar algún cambio sin que este lo manifieste.

Es importante que ante casos de algún tipo de violencia contra menores o mayores de edad busque ayuda o asesoría. En Venezuela hay organizaciones no gubernamentales que brindan apoyo legal y psicológico. 

Por su parte el Ministerio Público puso este número a disposición de las víctimas: 0212-509-8251 así como el correo electrónico [email protected] 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *