El periodismo en Venezuela no se rinde

La censura y los ataques a periodistas y medios de comunicación en el país van en aumento. Cada vez son menos los canales informativos por los que las personas en Venezuela se pueden informar. Los periodistas independientes son amenazados, amedrentados e incluso, encarcelados.

Emmanuel Rivas/Caleidoscopio Humano

Venezuela está en el puesto 148 -de 180- de la clasificación de países con menos libertad de prensa, así lo mostró el más reciente informe de Reporteros Sin Frontera presentado en el mes de abril.

En Venezuela se está viendo al periodista como el enemigo. Los ataques hacia medios y comunicadores son constantes; y la pandemia por #Covid19 ha actuado como acelerador de la censura. El marco normativo vigente no ofrece protección a los comunicadores y trabajadores de la prensa.

En los últimos 10 años, al menos 110 periódicos han dejado de circular en Venezuela; por lo que este 27 de junio serán muy pocas las imprentas en las que se imprimirá alguna editorial dedicada a los comunicadores.

A la desaparición de periódicos se suman decenas de emisoras cerradas, periodistas detenidos, agredidos, amenazados y exiliados.

A pesar de eso, cientos de periodistas luchan cada día para vencer la censura y cumplir con el sagrado deber de informar sin terminar siendo la noticia.

Este #27Jun, Día del Periodista en #Venezuela debemos reflexionar como sociedad sobre la importancia de los periodistas en un contexto tan complejo como el venezolano. También, los periodistas deben reflexionar sobre la importancia de hacer un periodismo más humano, donde se respeten los espacios y derechos de todas las personas por igual.

¡Feliz día, periodistas!

“El verdadero periodismo es intencional, a saber: aquel que se fija un objetivo y que intenta provocar algún tipo de cambio. No hay otro periodismo posible. Hablo, obviamente, del buen periodismo. Si leéis los escritos de los mejores periodistas comprobaréis que se trata siempre de periodismo intencional. Están luchando por algo”.   

Ryszard Kapuscinski

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *