Nataly Carvajal/Caleidoscopio Humano


Desde el siglo VI Antes de Cristo, se comenzó a hablar de democracia, etimológicamente la palabra significa Demos – pueblo y Cratos – gobierno,  los griegos denominaban a ese sistema de poder político, como el mejor entre otras formas de gobierno. En la democracia,  la participación de los ciudadanos en los asuntos públicos se constituye en un gendarme fundamental, para su buen funcionamiento.

A lo largo de la historia, este modelo de gobierno ha ido evolucionando, con la finalidad de brindar garantías a las personas, para que se puedan desarrollar y desenvolver de la mejor manera. En la actualidad los valores y calidad de una democracia se miden en base a varios elementos, uno de ellos es el respeto  y promoción que brinden los Estados a los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Cabe resaltar la importancia de  establecer una democracia como modelo de gobierno, donde se reconozca la participación directa de todas las personas, como medio genuino para expresar la libre voluntad, respetando cada una de las individualidades, sin caer en ningún tipo de discriminación, por raza, sexo, o creencias religiosas y políticas. 

Si bien, la democracia es un valor abstracto que no podemos tocar, pero si percibir, es importante determinar si un sistema es realmente democrático tomando total atención en cómo los gobernantes hacen uso del poder conferido por sus gobernados, poder  que no puede ir en detrimento y vulneración hacia la dignidad de las personas.

Contra pesos y balances

La democracia y los derechos humanos van intrínsecamente unidos, pues para que haya satisfactorio cumplimiento de derechos humanos, debe existir un Estado de derecho que los proporcione, con clara – separación del ejecutivo, legislativo y judicial que permitan checks – and balances o contra pesos y balances,  evitando  que ningún poder se imponga sobre el otro de manera arbitraria.

En Venezuela la no separación de poderes públicos, deja en manifiesto el declive del sistema democrático, la baja institucionalidad y el deterioro del sistema de justica lo que da muestra del riesgo al que se encuentra la democracia,  bajo las riendas del autoritarismo, espacio que ha ido ganando terreno producto de la desmovilización ciudadana.

El informe sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, bajo la vocería de Michelle  Bachelet como alta comisionada de las Naciones Unidas, ha mostrado preocupación ante la situación de precariedad, desigualdad, difícil acceso a servicios básicos, salud, retardo procesal, además, de los 97 incidentes relacionados con personas defensoras de derechos humanos, aumento de violencia de género, entre otras vulneraciones que se padecen en el país.

La democracia ideal que todos buscan perfeccionar y perseguir, se ve afectada por la realidad en la que se encuentran sujetas muchas sociedades, esta dicotomía sigue siendo uno de los principales obstáculos para la total construcción de un verdadero orden democrático, vacío institucional que es aprovechado por  populismos que terminan  causando  grave daño  en las sociedades.

Lo que debemos hacer

El papel y rol que juega la sociedad civil es determinante  para  el rescate de los valores democráticos en Venezuela, las organizaciones civiles han hecho frente a los atropellos del Estado a los derechos humanos de las personas.  La democracia es el único sistema político – garante de un Estado de derecho y en consecución del total y satisfactorio goce de los derechos y preservación de la dignidad humana.

En este sentido, es necesario señalar que para consolidar la democracia como sistema ideal, se debe hablar de la real participación de la mujer como pieza clave y fundamental, para el desarrollo sostenible en la construcción de sociedad más  justas e inclusivas, para ello los Estados deben garantizar igualdad de condiciones para poder votar y acceder a cargos de dirección pública donde puedan incidir de manera directa en los procesos de toma de decisiones, porque sin la participación plena de las mujeres, tampoco existe democracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *