¿Cómo detectar que un niño o adolescente es víctima de abuso sexual?

Fuente: El Diario

Los niños y niñas son una de las poblaciones más vulnerables, llevándolos así a ser abusados, ignorados y explotados, incluso por quienes deben protegerlos


Cada vez son más frecuentes las denuncias de casos de abuso sexual de niños y adolescentes en Venezuela. El aumento de este tipo de violencia surge en medio del confinamiento debido a la pandemia por covid-19.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) destaca que la violencia sexual contra los niños es una grave violación de sus derechos. Sin embargo, indica que es una realidad en todos los países y grupos sociales.

Debido a la vulnerabilidad de los niños y adolescentes, es importante que los padres o representantes tengan las herramientas para abordar este tipo de situaciones, pues solo así podrán ayudar al menor.

Zena Sleiman, psicóloga clínica, explicó en exclusiva para El Diario que el abuso sexual infantil no solo se trata del acto de violación. Este va desde desde la exposición a material pornográfico, contacto físico inadecuado, tocar zonas íntimas, tomar fotos de desnudos y en posiciones sexualizadas e incluso hablar con los niños de temas sexuales inapropiados.

¿Qué es el abuso sexual infantil?

El Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP) define al abuso sexual infantil como una tipología de maltrato físico y psicológico que consiste en la utilización de un menor para satisfacer los deseos sexuales de un adulto.

“Son considerados abusos sexuales infantiles todas aquellas actividades sexuales forzadas que invaden la intimidad y la integridad del menor por parte de un adulto”, agrega en su página web.

En una revisión de las investigaciones efectuada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2004, se calculó que la prevalencia mundial de victimización sexual en la niñez era de alrededor de 27%, entre niñas, y de aproximadamente 14%, entre niños varones.

La organización expuso que hasta 2020 se calculó que hasta 1.000 millones de niños de entre 2 y 17 años en todo el mundo fueron víctimas de abusos físicos, sexuales, emocionales o de abandono.

Señales de abuso sexual en niños o adolescentes

La psicologa detalló que cuando un niño o adolescente es victima de abuso sexual existen algunas señales físicas. Algunas de estas son: infección de los genitales, laceraciones y evidencias de que ha habido algún tipo de maltrato físico.

Agregó que el menor también puede tener otras conductas emocionales como retraimiento, timidez, introversión, baja autoestima, dificultad para establecer contacto físico, es decir, rechazo a las muestras de afecto.

«Esto es importante porque muchas de estas señales podrían mostrar a un niño relativamente tranquilo; sin embargo, podría hacer que el abuso del niño pase desapercibido porque no está expresando lo que siente, sino que cada vez está más callado”, alertó Sleiman.

La psicóloga Elizabeth Leiva detalló para El Diario que por lo general existe un cambio notorio en la conducta del niño o adolescente que sufrió abuso sexual. Se retraen, están más irritables o presentan llanto fácil.

Sostuvo que también es posible que se presenten casos de enuresis o encopresis, es decir, que no sean capaces de controlar sus efínteres. Esto podría suceder especialmente en niños.

“También es posible que presenten trastornos del sueño o de la alimentación, quizás estén más asustadizos y no quieran quedarse solos”, añadió.

Por su parte, Sleiman puntualizó que también el niño o adolescente puede desarrollar conductas sexualizadas no esperadas para su edad. Estás pueden ser masturbaciones inadecuadas, lenguaje sexual inapropiado; incluso puede haber cambios de humor e irritabilidad, tristeza, sentimientos de culpa e incluso ideas suicidas.

¿Què deben hacer los padres o representantes ante los casos de abuso sexual?

«Lo primero es contactar a algún servicio médico, sobre todo si el abuso es reciente. Es importante tomar medidas preventivas con respecto a la salud de la víctima”, precisó.

Leiva indicó que resulta importante que los padres les digan y demuestren tanto a los niños como a los adolescentes que les creerán. Que pueden confiar en ellos y que nada les pasará.

Aseveró que se debe hacer la denuncia ante las autoridades competentes, debido a que esto le asegura a la víctima que sus padres están haciendo todo lo posible por protegerlo.

Sleiman coindice en que al descubrir el abuso sexual, lo primero que deben hacer los padres o representantes es realizar todo el procedimiento legal. “Eso le da a la víctima la sensación de haber sido escuchado y que se están tomando medidas y se está haciendo justicia”, agregó.

¿En dónde denunciar?

La Fiscalía General de Venezuela cuenta con líneas telefónicas para hacer las denuncias sobre actos de violencia hacia niñas, niños y adolescentes. Los números son: 0212-509-8684 y el 0800-FISCA-00.

Escuchar sin cuestionar o juzgar

Sleiman puntualizó que generar un ambiente de confianza es importante que ante cualquier señal que tenga el niño de rechazo hacia una persona o algún cambio de conducta repentino. Esto en lugar de obligarlo a estar en el sitio, se debe estar alerta y abrir la conversación para que pueda comunicarse.

«Muchas veces por el temor o la ansiedad que le causa a los adultos este tipo de temas, generalmente no suelen ver esas señales y cuando un niño habla de abuso sexual pueden ser hasta cuestionados, cuando un menor (dependiendo de edad) no tiene la capacidad para inventar ese tipo de cosas”, explicó.

Comentó que es importante que también se genere un ambiente de confianza. El niño o adolescente debe saber que puede hablar sobre cualquier tema que le afecte con sus padres o representantes.

La psicóloga recomienda a los padres no cuestionar al niño, tenerle confianza y creer en lo que dice. Además, recordarle que es muy querido y que fue muy valiente al contar lo sucedido, que fue la decisión correcta y que se tomarán medidas necesarias.

Sin embargo, precisó que no se deben hacer promesas que no se podrán cumplir, como el hecho de no decirle a nadie, debido a que sí tendrán que denunciar.

Buscar apoyo psicológico

Leiva y Sleiman enmarcaron que sin duda es necesaria la ayuda psicológica para el niño o adolescente abusado y para los padres o representantes.

“Es importante brindarle al niño el apoyo psicológico necesario desde que se conoció sobre el abuso, durante el proceso de denuncia y posterior a eso. Si eso se hace adecuadamente y con el acompañamiento necesario, no le causará más daño”, sostuvo Sleiman.

Señaló que los representantes deben tener apoyo psicológico para ellos también. Esto debido a que pueden atravesar por una serie de emociones que van desde la rabia, frustración, angustia, e incluso culpa por no haber podido evitar el abuso.

Leiva indicó que la terapia psicológica para todo el grupo familiar es necesaria para que no se creen trastornos que puedan dejar secuelas a nivel psíquico y que resulte más difícil de manejar en el futuro.

Agregó que el hablar libremente de sus sentimientos puede lograr sanar el trauma y fortalecer la autoestima del niño o adolescente, “ya que una buena autoestima previene cualquier tipo de abuso”.

¿Còmo prevenir el abuso?

Sleiman comentó que se debe normalizar hablar sobre abuso sexual para poder prevenirlo. Aunque parece que es un tema del que todo el mundo está consciente, la mayoría de las personas no suelen creen que pueden pasar por una situación así. 

Indicó que se debe hablar con los niños sobre la importancia de diferenciar las partes del cuerpo privadas o íntimas con las otras partes; explicarles que hay zonas que no deben ser tocadas por las personas. 

“Existen cuentos que sirven para introducir estos temas. Es muy importante generar en el hogar un ambiente de confianza en el que el niño sepa que puede hablar con los padres sobre cualquier cosa que le está pasando sin miedo a ser agredido o culpabilizado”, aseveró.

Explicó que también se les debe enseñar a los niños quiénes son las personas que pueden desvestirlos, bañarlos o llevarlos al baño. Estos deben ser solo sus padres o cuidadores principales.

Exposición del menor

«Mientras más pequeño es el niño, más cercano es el perpetrador. Esto debido a que a esa edad no están expuestos a cualquier extraño, sino que generalmente tienen que ver con familiares muy cercanos”, precisó Sleiman.

Detalló que el tema de los familiares es una de las cosas que hace que las personas no quieran hablar del abuso sexual, debico a que no quieren pensar que el papá, hermano, primo o tío de un niño pueden llegar a abusarlo.

Agregó que a medida que el niño va creciendo el círculo también se va extendiendo. Luego los principales abusadores pueden ser maestros, amigos de la familia, entre otros.

El ISEP indica que se estima que la mayoría de los abusos sexuales a menores se dan en el ámbito familiar.

“Estos casos son los más traumáticos para las víctimas, ya que estas empiezan a desarrollar sentimientos contradictorios entorno a la confianza, la protección y al apego que tienen con los miembros de su familia”, sostuvo el instituto

El delito del abuso sexual

En Venezuela, el abuso sexual a niños, niñas y adolescentes es un delito y se encuentra estipulado en la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (Lopnna), en los artículos 259 y 260.

“Quien realice actos sexuales con un niño o niña, o participe en ellos, será penado o penada con prisión de dos a seis años. Si el acto sexual implica penetración genital o anal, mediante acto carnal, manual o la introducción de objetos; o penetración oral aún con instrumentos que simulen objetos sexuales la prisión será de quince a veinte años”, detalla el artículo 259.

La ONG Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap) señala que durante la cuarentena se ha incrementado la utilización de las redes sociales por parte de pedófilos, quienes captan la atención de menores y adolescentes haciéndose pasar por otras personas.

La comunicación y la confianza es el pilar fundamental entre padres e hijos para prevenir el abuso sexual en niños y adolescentes. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *