96% de las mujeres en Venezuela no tiene posibilidades de diagnóstico de cáncer de mama

Fuente: El Carabobeño


Las posibilidades de diagnóstico de cáncer de mama en Venezuela son improbables para más del 96% de las mujeres o muy tardía, por eso la evolución de la condición de salud y la mortalidad en nuestro país se comportan de forma diferenciada a la del resto de la región latinoamericana.

Estos datos forman parte del informe denominado “Mujeres con metástasis de cáncer de mama en Venezuela un sufrimiento sin límites”, elaborado este año por el equipo de la ONG Fundación de Lucha Contra el cáncer de Mama, Funcamama, creada en Valencia en el 2002.

Sus resultados los reprodujimos parcialmente a propósito de celebrarse este martes 19 el Día de la Lucha contra el Cáncer de Mama en el mundo.

Informar para promover el diagnóstico oportuno, el acceso a tratamientos, los cuidados integrales de las personas afectadas por el cáncer de mama y la defensa de sus derechos ha sido la labor de Funcamama durante 19 años. Para ello desde el año 2004 cuenta con su centro de salud para diagnóstico de cáncer de mama, útero, ovario entre otros.

El centro cuenta con 54 médicos en 34 especialidades al igual que cinco unidades de diagnóstico.

En todo este tiempo FUNCAMAMA ha atendido a más de 900 mil personas, equivalente al 6% de las mujeres venezolanas y es un centro de referencia nacional. Más del 30% de los casos diagnosticados de cáncer de mama en la región central del país, son realizados en la fundación; es decir, de cada 10 nuevos casos de cáncer de mama en Carabobo, tres son diagnosticados por la ONG.

En el informe se señala que la realidad en Venezuela es que el derecho a la vida es violado sistemáticamente al no contar con campañas de información adecuadas, ni con el diagnóstico y tratamiento para los casos que lo requieran por parte del Gobierno Nacional.
El diagnóstico y tratamiento dependen de las posibilidades económicas de las venezolanas que viven en medio de una emergencia humanitaria compleja; con un país con más de cinco años de hiperinflación, más de una década de control de cambio y con un salario mensual de poco menos de 1$.

Se indica que la violación del derecho a la vida es la causa por la cual más del 80% de las mujeres con cáncer de mama metastásico entrevistadas y sus familiares están viviendo esta situación, porque se les negó el:


• Derecho a recibir atención a la salud, por no contar con centros públicos activos de diagnóstico y tratamiento.

  • Derecho a tratamientos paliativos, por la falla en inventarios del IVSS desde el año 2016.
  • Derecho a tener condiciones sanitarias adecuadas en todas las etapas de la situación de salud, por no contar con acceso a agua, servicios eléctricos, productos de higiene, centros de diagnóstico, tratamientos y apoyo psicológico.
  • Derecho a recibir información suficiente, clara, oportuna y veraz, por el cierre de servicios de oncología en los hospitales; los costos en centros de salud privados, la migración del personal de salud, barreras de lenguaje sencillo, falta de capacidad de comprensión y autonomía sobre su situación de salud.
  • Derecho a otorgar o no su consentimiento válidamente informado; el cuerpo de la mujer sigue siendo tratado por partes y no como un ser integral, porque se le considera discapacitada para tomar decisiones sobre su cuerpo.
  • Derecho a no ser discriminada por su condición de salud; la persona con una condición de salud es discriminada desde el área laboral al no ser contratada debido al riesgo de reaparición del cáncer, por la necesidad de permisos para hacer sus chequeos médicos, por el sistema de salud al no priorizarlas como casos de emergencia, sino electivas y por el sistema de respuesta humanitaria donde no son consideradas entre las poblaciones con necesidades humanitarias por su condición de salud.
  • Derecho a una muerte digna al no poder acudir a un centro de salud donde sea atendida en las condiciones de infraestructura, medicación, personal y ambiente para esta etapa de vida.

El estudio revela que las posibilidades de acceso a tratamientos y medicamentos de las mujeres con cáncer de mama dependen desde hace casi siete años de las capacidades económicas individuales de ellas mismas, privándolas de sus tratamientos, sometiéndolas a situaciones de estrés, coartando sus posibilidades de curación y vida.

Los centros oncológicos no han garantizado quimioterapia a unas 140.000 personas con cáncer. De 25 unidades de radioterapia, solo opera 1 y las cirugías disminuyeron 80%, según la Alianza Venezolana para la Salud. Tampoco se cuenta con mamógrafos, ecógrafos, resonadores, ni tomógrafos para realizar los estudios de diagnóstico y seguimiento.

Se señala además que desde 2015 a la actualidad de este informe, más de 10.000 mujeres con cáncer de mama, han sufrido, sufrieron y sufren daños irreparables a su salud, promoviendo las estadísticas de casos con metástasis y fallecimiento por falta de tratamientos, bajo la mirada indiferente del Gobierno de Venezuela.

Las mujeres venezolanas que llegan a acceder al diagnóstico de cáncer de mama en su mayoría hubiesen preferido enterarse de su condición ya en etapa terminal, para no tener que batallar por su derecho a la salud y la vida en un sistema de salud que no garantiza ni protege su dignidad como ser humano.

La emergencia humanitaria compleja, afecta a todos los venezolanos, afecta de forma diferenciada a las mujeres, es indolente con las mujeres con cáncer de mama y ciega ante las mujeres con metástasis.
Toda mujer que desarrolla y fallece por metástasis por cáncer de mama es una víctima del sistema de salud venezolano.

La crisis económica, la falta de movilidad y las medidas de resguardo promueven la falta de evaluaciones médicas. Los centros de salud cerraron en 2020 por fallas en servicios públicos, migración de médicos, enfermeras, técnicos, imposibilidad de movilidad de los profesionales de salud por falta de combustible, entre otros factores.

En 2021 el elevado índice de mortalidad en el gremio médico, por falta de equipos de protección y vacunas, ha traído como consecuencia el cierre de las unidades oncológicas públicas y privadas en todo el país.

En Carabobo, el hospital de referencia nacional el Oncológico Dr Miguel Pérez Carreño, paralizó el servicio de nuevos ingresos en agosto 2020. El servicio de cirugías se suspendió en febrero 2021, se cerró el de consultas regulares en marzo 2021, y la unidad de radioterapia está inoperativa desde marzo 2016, El mamógrafo se encuentra inoperativo desde 2008, ecografía mamaria 2009, anatomía patológica 2019 y no aplican tratamientos de quimioterapia por falta de medicamentos desde el mismo año.
El Hospital Ángel Larralde cerró su unidad de quimioterapia de adultos en el 2015.

El Gobierno de Venezuela es responsable del 90% de los miles de muertes anuales por cáncer de mama, es responsable de visibilizarlas, de no desarrollar y ejecutar acciones para solicitar ayuda en el Contexto humanitario internacional para cambiar esta realidad.
Para el gobierno venezolano las mujeres con cáncer de mama no cuentan y para los organismos internacionales de cooperación, hasta ahora, son un número más.
Las mujeres con cáncer de mama para los venezolanos son sus madres, hijas, hermanas y amigas que disimulan el sufrimiento y la angustia para no molestar.

LA CELEBRACIÓN

El Día de la Lucha contra el Cáncer de Mama busca sensibilizar y concientizar a las personas de todo el mundo, sobre la importancia de realizarse un examen de mamas regularmente, con la finalidad de detectar cualquier signo o anomalía.

También se pretende hacer un recordatorio del compromiso de la sociedad contra el cáncer de mama.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama representa el 16% de todos los cánceres en pacientes femeninos y desde hace años, parece ir en crecimiento en cuanto a estadísticas.

Se estima que una de cada ocho mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida, y esta es la razón principal de porqué deben realizarse una evaluación regularmente de sus pechos.

Tipos de cáncer de mama

El cáncer de mama o seno, es un tipo de tumor que se crea en las células y estructuras de las glándulas de los tejidos del seno. Este tumor puede ser de dos tipos:

  • Carcinoma ductal in situ: Es el que se desarrolla dentro de los ductos del seno, hablamos obviamente de los conductos que sirven para trasportar la leche cuando la mujer ha dado a luz.
  • Carcinoma lobulillar in situ: Aquí el tumor ocurre en un lobulillo del seno (Lugar donde se produce la leche materna). Se considera que este tipo de tumor es pre-maligno, debido a que las mujeres que lo han desarrollado tienen mayor tendencia a desarrollar metástasis, es decir, que el cáncer se extienda por el cuerpo.
  • Bulto o nódulo en la mama. Este sería el tumor o malformación celular.
  • Un gran aumento en los ganglios linfáticos muy cerca de la axila.
  • Cambios físicos en la mama, como por ejemplo color, tamaño o textura.
  • Enrojecimiento de la piel, sobre todo cerca de la aureola del pezón.
  • Formación de depresión o arrugas en la piel.
  • Secreciones por el pezón.
  • Descamación del seno.
  • Dolores o molestias en el seno, parecidos al de una mastitis.
  • Pérdida de peso.
  • Hinchazón en los brazos (Este es un síntoma infalible para detectar que el tumor es cancerígeno).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *