5 pasos para lograr el rigor científico en el periodismo de salud

Las postulaciones para los Premios Roche de Periodismo de Salud están abiertas. Varios trabajos periodísticos hechos en Venezuela han sido galardonados en los premios que se entregan en Colombia.

Fuente: Premios Roche

El tratamiento contextualizado y con dominio técnico del tema es uno de los criterios de evaluación y elección del trabajo ganador dentro de las Bases del Premio Roche de Periodismo en Salud, certamen que actualmente tiene abierta la convocatoria a la novena edición hasta el 9 de junio de 2021.

Postula aquí tu trabajo

Consultamos a algunos de los jurados del Premio Roche en ediciones anteriores para conocer sus recomendaciones sobre cómo alcanzar esa rigurosidad científica en el cubrimiento de temas de ciencia y salud. Les compartimos sus reflexiones:

Pensar previamente en el impacto

A pesar de que se habla de la rigurosidad científica como una de las principales características en los trabajos en periodismo de salud, Daniela Pinheiro, periodista brasileña y becaria del Reuters Institute for the Study of Journalism en la Universidad de Oxford (Inglaterra), incluyó otro elemento que eventualmente también lleva a alcanzar dicho rigor: el impacto.

Según la periodista, si bien el rigor científico es fundamental, el análisis previo del impacto de la información a divulgar es muy importante e incluso “impregna todo el periodismo”. Pinheiro indica que es necesario identificar ¿Por qué se hacen estas historias o reportajes? ¿Qué se espera con estos? ¿Se busca un impacto local o nacional, de extrema relevancia?

“Esperamos que algo cambie (con los reportajes). Esperamos que esta situación que estamos informando o que estamos investigando no se repita si es una mala situación, que termine, por ejemplo”, comentó.

Descontaminar las fuentes

Una de las nociones principales en el ejercicio periodístico es el contraste de la información. Dar espacio a las distintas voces, fuentes o personajes en una historia es fundamental en cualquier área del periodismo. Sin embargo, para Pablo Linde, periodista de salud español en el diario El País de España, cuando se habla de periodismo científico o de salud es necesario tener extrema cautela al “dar voz a todos los que opinan de un tema” o, incluso, reconsiderar el mencionado contraste.

Según el periodista español, muchas veces estas opiniones “están contaminadas por supercherías y supersticiones cuya publicación puede ser perjudicial. No es igual una opinión basada en evidencia que otra basada en creencia. Solo hay que dar voz a las primeras”.

Buscar nuevos contrastes

La rigurosidad en el periodismo de salud es una “cuestión básica” para Alipio Gutiérrez, periodista, conductor de diversos programas en España y presidente de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS). “No vale lo que me diga una fuente; necesito dos o tres fuentes que me confirmen ese dato, y para eso hay que tirar de aquellos que tienen la evidencia científica”, expresó el periodista.

Usualmente, añadió Gutiérrez, dicha evidencia está en manos o es de conocimiento de las autoridades sanitarias, pero la experiencia le ha enseñado que es necesario ir más allá, creando vínculos con otros actores de la rama científica y sanitaria, como las sociedades científicas, por ejemplo: los especialistas en urología, cardiología, enfermedades infecciosas, epidemiología, en salud pública, entre otros.

“No podemos ser equidistantes a la hora de tratar los asuntos que afectan a la salud. Estamos con la ciencia, con la evidencia científica y eso debe primar. Tenemos que buscar el contraste de opiniones con los colegios profesionales, con las sociedades científicas, con las asociaciones de pacientes y también pendientes de las autoridades sanitarias que son las que tienen la responsabilidad fundamental”, afirmó.

Actualizar la información

Tras el análisis del impacto de la información en la que se trabaje, el contraste acertado y la consulta de otro tipo de fuentes, se hace necesaria una etapa más en la búsqueda del rigor científico, posterior a la publicación del tema: la actualización del contenido. Para Alipio Gutiérrez, este paso es esencial teniendo en cuenta que se trabaja un asunto delicado como es la salud y la vida de la audiencia.

Añadió que para “caminar” hacia un periodismo de precisión en el ámbito sanitario “tenemos que estar muy pendientes de los cambios, de las modificaciones, de la evidencia científica, porque lo que hoy nos puede parecer correcto a todos – en función de esa evidencia -, a lo mejor dentro de 10 años no es tan bueno o es aún mejor, y hay que contarlo, actualizarlo”, explicó el periodista, calificando esta práctica como un esfuerzo al rigor con el que se deben comprometer los periodistas de salud.

Invertir en el periodismo de ciencia y salud

Para Patricia Fernández de Lis, periodista española, fundadora y directora de la web de noticias Materia, asociada con el diario El País, otra forma para alcanzar la rigurosidad científica es a través de la inversión en periodistas de ciencia y salud desde los medios de comunicación.

“En general hay muy buen nivel (en América Latina). Lo que me gustaría es que fuera más estable, que no fuera por motivo de una pandemia por el que los medios de comunicación deciden aportar por esta información, sino que tuviéramos información de ciencia y salud seria y rigurosa todos los días del año”, comentó.

Aun así, para la española, la pandemia por el virus del COVID-19 que aún ataca al mundo ha sido un llamado de atención a los medios de comunicación latinoamericanos para revertir esa situación y dar más espacio y participación a periodistas de ciencia, teniendo en cuenta “el valor y la importancia de una buena información científico-técnica en temas particularmente de salud, porque es lo que más afecta al ciudadano”.

Sobre el Premio Roche

El Premio Roche de Periodismo en Salud es una iniciativa de Roche América Latina y la Secretaría Técnica de la Fundación Gabo que busca reconocer la excelencia y fomentar el trabajo periodístico de calidad en la cobertura de temas de salud en América Latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *